Masivo respaldo comunitario a las licencias para indocumentados en Nebraska

Denver (CO), 12 mar (EFEUSA).- El masivo respaldo a un proyecto de ley que otorgaría licencias de conducir a jóvenes indocumentados en Nebraska ha causado «cambios sensibles» en la disposición de los legisladores locales para aprobar esa medida, indicó la dirigente local Rebecca Gonzales. «Cuanto más gente respalde el cambio, más posibilidades habrá de que […]

Denver (CO), 12 mar (EFEUSA).- El masivo respaldo a un proyecto de ley que otorgaría licencias de conducir a jóvenes indocumentados en Nebraska ha causado "cambios sensibles" en la disposición de los legisladores locales para aprobar esa medida, indicó la dirigente local Rebecca Gonzales.

"Cuanto más gente respalde el cambio, más posibilidades habrá de que el cambio suceda. Por eso, fue alentador e inspirador ver que personas de todo el estado llegaron hasta Lincoln para participar en la audiencia sobre licencias de conducir para jóvenes indocumentados", dijo a Efe la coordinadora del Proyecto de Justicia Racial de la organización no lucrativa Nebraska Appleseed.

"Algo cambió en Nebraska el pasado 3 de marzo. Lo percibimos y lo sentimos", aseguró.

Sin embargo, ese optimismo debe ser calmado por la incertidumbre de lo que podría pasar con la propuesta de las mencionadas licencias, ya que tanto la legislatura como el gobernador podrían rechazarla, y los grupos conservadores se oponen a la medida abiertamente.

El Legislativo de Nebraska en Lincoln inició hace hoy una semana el debate del proyecto de ley LB623, impulsado por el senador de Omaha Jeremy Nordquist, sobre la licencias de conducir a los inmigrantes indocumentados beneficiados por el programa de Acción Diferida (DACA) de 2012.

De aprobarse la ley, se estima que hasta 2300 "soñadores" podrían recibir su licencia de conducir.

En la legislatura unicameral de Nebraska (todos los miembros son senadores), todo proyecto de ley debe tener por lo menos una audiencia pública inicial antes de ser adjudicado a algún comité para que recién entonces se vote.

En esa audiencia, que generalmente es un procedimiento rápido y con muy pocos participantes, los residentes se expresan a favor o en contra del proyecto. Pero, esto no fue el caso de la audiencia sobre la LB623.

"No fue como en anteriores ocasiones en las que solamente los activistas de grupos comunitarios hablaron en la legislatura. Esta vez varias decenas de personas hablaron, desde dueños de restaurantes y ganadores hasta empresarios. Y también lo hicieron los jóvenes. Se trata de una nueva coalición, más amplia que lo que antes jamás se vio", puntualizó la dirigente.

"No había lugar para sentarse y tuvo que abrirse una sala auxiliar. Y de todos quienes hablaron, solo dos se expresaron en contra de las licencias para DACA", declaró.

Gonzales sabe de lo que habla, ya que ocupa su actual puesto desde hace ocho años y frecuentemente testifica a favor o en contra de ciertas leyes en la legislatura estatal.

"Escuchar y compartir las historias de los jóvenes que trabajan y estudian de tiempo completo y que, por no tener licencias para conducir, deben caminar o ir en bicicleta por lugares no preparados para bicicletas porque quieren cumplir con el sueño que sus padres tienen para ellos me inspira ahora a ayudar a esos jóvenes beneficiados por DACA", dijo Gonzales.

"Una conglomeración de estudiantes como la vista la semana pasada en el Capitolio en Lincoln es inspiradora porque fueron estudiantes de todo el estado y altamente preparados para responder a todas las preguntas que les hicieron", agregó.

Pero a la vez que la LB623 unió a quienes respaldan esa propuesta, el proyecto también unió a quienes la rechazan.

Por ejemplo, la Asociación de Nebraska Contribuyentes Impositivos por la Libertad (NTF), sostiene que la emisión de licencias de conducir para jóvenes indocumentados "es un fraude" porque, como dijo su portavoz, Leland Terry, consiste "en usar dinero de los contribuyentes para ayudar a los indocumentados a ir a la escuela y al trabajo dándoles licencias de conducir".

NTF a su vez pertenece a la Red Conservadora de Nebraska (NCCN) y al "Tea Party" (ala conservadora de los republicanos) de ese estado.

Según Terry, dos motivos impedirían otorgar licencias a jóvenes indocumentados. Primero, las leyes de Nebraska lo prohíben desde 2009 y todos los intentos de abolir esa medida fueron siempre rechazados, y segundo, porque "las licencias otorgadas a los indocumentados les servirán como documentos que les permitirán obtener otras formas de identificación, comprar armas, pedir ayuda social y votar, todo basado en la falsa noción de que son ciudadanos y residentes legales".

"Recuerden que todos los terroristas del 11-S también habían obtenido licencias de conducir e identificaciones estatales", sostuvo el dirigente conservador.

Cabe aclarar que, contrariamente a lo afirmado por Terry, las licencias en cuestión no otorgan residencia legal, ni mucho menos ciudadanía, sino que claramente indican la situación inmigratoria del portador y, por lo tanto, no pueden usarse como método de identificación federal ni para solicitar ayuda social.

Y esos no son los únicos malos entendidos, según Gonzales.

Muchos creen que sería mejor que los jóvenes que quieren las licencias se muden a cualquier otro estado, a pesar de que los jóvenes no quieren mudarse. Otros no ven el problema, porque desconocen que no todos tienen acceso a licencia de conducir.

Y aun hay quienes instan a los jóvenes a usar transporte público, cuando en Nebraska esos servicios son muy limitados.

En los próximos días la nueva coalición iniciará una campaña para instar a los senadores a aprobar la LB623 y para pedirle al gobernador Pete Ricketts que la firme.

"Y cuando eso suceda, iniciaremos otra campaña para que más personas participen en la vida cívica y en el proceso legislativo, porque no solamente necesitamos conductores jóvenes con licencia, sino también líderes jóvenes con participación", concluyó.



Masivo respaldo comunitario a las licencias para indocumentados en Nebraska