Salen a relucir las diferencias en el cuarto debate republicano

Se dejó entrever que Donald Trump y el neurocirujano Ben Carson son «golondrinas de verano», le dijo a Efe un analista experto.

Beatriz Pascual Macías
Washington, 11 nov (EFEUSA).- Las discrepancias ideológicas entre los aspirantes a la nominación republicana para la Casa Blanca salieron a la luz en el cuarto debate de primarias, que por primera vez mostró las diferentes propuestas de los precandidatos en temas clave como inmigración, según expertos consultados hoy por Efe.

"La noche terminó casi como empezó", resumió la analista de gobiernos del centro de estudios Brookings Elaine C. Kamarck, quien consideró que los grandes ganadores del debate no fueron los republicanos, sino el público que por fin pudo escuchar "intercambios inteligentes" entre sus políticos.

Un día después del cuarto "combate" dialéctico entre los conservadores, celebrado en Milwaukee, los analistas coinciden en que el encuentro sirvió para reforzar el "statu quo" y afiló la batalla entre los candidatos en cabeza, como el magnate Donald Trump y el senador Marco Rubio.

TRUMP Y CARSON: "GOLONDRINAS DE VERANO"

"Fue un debate con menos drama, menos confrontación y, sin lugar a dudas, con más debate sobre temas. Los ganadores son los que siguen estando primeros, se mantiene el 'statu quo'", dijo a Efe el director de Proyectos Latinoamericanos de la facultad de Gestión Política de la Universidad de George Washington, Roberto Izurieta.

No obstante, para este experto, el cuarto debate dejó entrever que Trump y el neurocirujano Ben Carson son "golondrinas de verano", que darán paso a contendientes más serios como el exgobernador por Florida Jeb Bush, que volvió a brillar sobre la tarima tras su apagada actuación en anteriores debates.

"La retórica de Trump es simple y repetitiva y puede comenzar a cansar", advirtió Izurieta.

MARCO RUBIO SE LUCIÓ

A lo largo del día, la actuación del senador Marco Rubio se ganó los elogios de diferentes políticos, como el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, que consideró que el legislador "fortaleció su posición como un candidato importante", según dijo en Twitter.

"Mi campaña va a seguir siendo sobre el futuro de EE.UU. y lo que necesitamos es asegurarnos de que el siglo 21 es un Nuevo Siglo Estadounidenses", resaltó hoy en la cadena NBC Rubio, que se paseó por los diferentes programas matutinos para presumir de su buena actuación en los debates.

Su capacidad para ofrecer respuestas articuladas a los moderadores y evitar el cuerpo a cuerpo con otros candidatos le ha permitido situarse como rival del exgobernador de Florida Jeb Bush, que como él busca el amor del "establishment", el aparato de Partido Republicano.

INMIGRACIÓN: EL TEMA EN EL QUE MÁS DIFIEREN

Para Izurieta, las preguntas sobre inmigración dieron alas a Bush y marcaron las mayores diferencias entre los candidatos, que coincidieron en muchos temas económicos y de política exterior.

En el debate, sobresalió el enfrentamiento en materia migratoria de Trump con el gobernador de Ohio, John Kasich, y Bush, quienes aseguraron que es "imposible" deportar a los 11 millones de indocumentados que se calcula que residen en EE.UU., como propone el multimillonario neoyorquino.

"No se puede echar a los inmigrantes. Es imposible y no va con los valores de EE.UU. En la campaña de (Hillary) Clinton se frotan las manos cuando tenemos este debate", aseguró Bush.

Inmediatamente después, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton tachó de "absurdas" las propuestas de inmigración del partido "ReTrumplicano", en referencia a la influencia que la retórica antiinmigrante de Trump ha tenido en el resto de republicanos, como el senador Ted Cruz, que cargó contra los indocumentados. EFEUSA



Salen a relucir las diferencias en el cuarto debate republicano

Se dejó entrever que Donald Trump y el neurocirujano Ben Carson son "golondrinas de verano", le dijo a Efe un analista experto.