Agresores de San Bernardino practicaron tiro y recibieron pago días antes del ataque

El encargado del área de tiro notó que no tenían experiencia

(ENTRAVISION).-  Sayd Farook recibió un depósito de 28 mil dólares dos semanas antes del ataque en San Bernardino, donde él y su esposa Tashfeen Malik mataron a 14 personas e hirieron a 21 el miércoles 2 de diciembre.

Dos días antes del incidente practicaron tiro en el Riverside Magnum Shooting Range, un área bajo techo que no requiere membresía y cobra entre 12 y 15 dólares por línea, por tiempo ilimitado, además de rentar gran variedad de armas por 10 dólares cada una, para usarlas durante la práctica.

Farook visitó el lugar el 29 y 30 de noviembre y al menos una vez lo acompañó su esposa. Él llevó su rifle AR-15 y el encargado notó que no tenían mucha experiencia, según lo dijo a la policía.

Por otra parte, investigadores del FBI comprobaron que la pareja se radicalizó desde hace tiempo.

También recordaron que a fines del 2014, los compañeros de trabajo de Farook en el Departamento de Salud participaron en un simulacro de tiroteo, en el mismo salón de conferencias donde atacó con su esposa. No se sabe si él estuvo en aquélla práctica.

Dos sobrevivientes del ataque dijeron que sus colegas trataron de protegerse como les habían enseñado, ocultándose bajo las mesas y manteniéndose callados para no atraer la atención. “Desafortunadamente la sala no da mucha protección,” dijo Corwin Porter, subdirector de Salud del condado.

Sayd Farook, de 28 años, era inspector de restaurantes. Nació en Estados Unidos, descendiente de familia paquistaní; su esposa, Tashfeen Malik, tenía 29 años, inmigró de Paquistán y justo antes del ataque prometió lealtad al grupo extremista Estado Islámico (ISIS) en su cuenta de Facebook. Ambos fueron asesinados horas después en un enfrentamiento contra la Policía.

De los 21 lesionados, seis continúan internados en el hospital y dos están en condición crítica.



Agresores de San Bernardino practicaron tiro y recibieron pago días antes del ataque

El encargado del área de tiro notó que no tenían experiencia