Luchan contra zika con otro mosquito alterado genéticamente

Oxitec es el nombre del nuevo mosquito, como la compañía que lo diseñó.

Los machos de los mosquitos Oxitec son liberados para aparearse con las hembras que transmiten la plaga y su descendencia muere

(ENTRAVISION/EFE).-  Un mosquito alterado genéticamente se probó durante meses en Brasil para combatir a los de su misma especie que portan el virus zika, el dengue y el chikungunya. Los resultados fueron exitosos, según reportaron la Universidad de Oxford y la compañía Oxitec, quienes diseñaron las alteraciones.

En una población de Brasil, los nuevos mosquitos conocidos como Oxitec o Aedes aegypti amigables, redujeron en un 95% la población del vector transmisor.

La propagación del zika en América Latina mantiene en alerta a las autoridades de salud, pues está probado que el virus puede afectar a mujeres embarazadas, cruzar la placenta y causar malformaciones en los fetos. La Organización Mundial de la Salud lo asoció a microcefalia y otros problemas de desarrollo.

Mientras el virus se extiende por el continente, los resultados del estudio mostraron que en la ciudad de Juazeiro, noreste de Brasil, el mosquito Oxitec controló exitosamente al mosquito Aedes aegypti que transmite los virus del dengue, el chikunguña y el zika, reduciendo la población objetivo en más del 90%. y recientemente obtuvieron resultados exitosos en Piracicaba, donde se redujo un 82 por ciento la aparición de larvas.

Popularmente conocido en Brasil como “Aedes aegypti amigable”, el mosquito Oxitec disminuyó la población del mosquito del dengue a un punto tal que, de acuerdo a los modelos matemáticos, no daría soporte a la transmisión de enfermedades epidémicas.

“El hecho de que la cantidad de Aedes aegypti adultos se redujera en un 95% en el área de tratamiento, confirma que el mosquito Oxitec hace lo que se supone que debe hacer,  que es deshacerse de los mosquitos”, afirmó para la revista el doctor Andrew McKemey, director de Operaciones sobre el Terreno en Oxitec.

El estudio en el vecindario Itaberaba, de la ciudad de Juazeiro en el Estado de Bahía, Brasil, fue dirigido por la Universidad de São Paulo y Moscamed, una empresa social líder en el control de plagas mediante métodos amigables con el medio ambiente. El área de tratamiento incluyó una población de aproximadamente 1.800 personas.

Los machos de los mosquitos Oxitec son liberados para aparearse con las hembras que transmiten la plaga y su descendencia muere debido a un gen autolimitante, antes de que puedan reproducirse y antes de que puedan convertirse en transmisores de la enfermedad. Los mosquitos también llevan un marcador de color para su monitoreo y los insectos y sus genes no persisten en el medio ambiente.

En Brasil, el mosquito invasivo y las enfermedades que transmite son un desafío real, sostienen las autoridades de salud. “El Aedes aegypti está desarrollando resistencia a los insecticidas y aun cuando eliminamos los sitios de cría continúa reproduciéndose y transmitiendo enfermedades, debido a que vive en áreas que resultan difíciles de tratar. Es por esto que necesitamos nuevas herramientas. Sabíamos que el mosquito Oxitec era una herramienta promisoria, por lo que deseábamos evaluar en forma independiente su efectividad aquí, en Brasil”, afirmó la profesora Margareth Capurro, de la Universidad de São Paulo y una de las que lideró el estudio.

 

 



Luchan contra zika con otro mosquito alterado genéticamente

Los machos de los mosquitos Oxitec son liberados para aparearse con las hembras que transmiten la plaga y su descendencia muere