Fotos: Rick Scott, Gobernador de Florida declara estado emergencia por alga tóxica en las playas

La orden ejecutiva permitirá a las agencias estatales y gubernamentales emprender rápidas medidas para mitigar la acción de la conocida como alga verde azulada

Orlando, (ENTRAVISION).- El gobernador de Florida, Rick Scott, ha declarado el estado de emergencia en los condados de St. Lucie y Martin, ambos en la costa sureste de Florida, como consecuencia del brote de algas verdes tóxicas, destructoras del frágil ecosistema de los estuarios.

La orden ejecutiva permitirá a las agencias estatales y gubernamentales emprender rápidas medidas para mitigar la acción de la conocida como alga verde azulada, un microorganismo altamente dañino que se desarrolla en un ambiente rico en nutrientes y que produce toxinas.

En junio pasado, ya había advertido a Efe la directora de política ambiental de Audubon, Celeste de Palma, de la "crisis ecológica" que se estaba desatando en el ecosistema del estado, a raíz del vertido masivo de millones de galones de agua con residuos procedente del lago Okeechobee, el mayor de agua dulce de Florida.

De Palma alertó entonces de que los análisis de las descargas de agua del lago Okeechobee en los estuarios de St. Lucie habían dado positivo en "fósforo y nitrógeno procedentes de aguas pluviales, residuales, fertilizantes y residuos de la industria ganadera".

Un ambiente favorable al desarrollo, como así ha sucedido, de algas verdes tóxicas, cianobacterias que se desarrollan en un ambiente alto en nutrientes, producen toxinas y pueden llegar a envenenar a los animales que habitan el mismo medio o beben ese agua.

El objetivo de las autoridades se centrará ahora, en primer lugar, en frenar el crecimiento de estos brotes de algas en los estuarios de St. Lucie y el río Caloosahatchee, en la costa suroeste de Florida el segundo.

De hecho, una comisión del condado de Martin ha invitado a Scott a que compruebe por sí mismo el claro deterioro de las aguas a consecuencia del vertido masivo del lago Okeechobee.
En la declaración de emergencia, Scott instruye sobre la urgencia de "acelerar los proyectos de almacenamiento de agua para reducir la proliferación de algas".

La orden también permite que el Distrito de Administración de Agua del Sur de la Florida (FWC) reduzca el flujo de agua del lago Okeechobee mediante "proyectos de almacenamiento de aguas adicionales".

Tras culpar a la Administración del presidente de EE.UU., Barack Obma, de falta de liderazgo en este asunto, Scott señaló que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU. continúa descargando millones de galones de agua en los citados estuarios, lo que ha resultado en la proliferación de alga verde, "que está ahora entrando en las vías fluviales del sur de Florida".

El miércoles pasado varias comunidades de la costa suroeste de Florida protestaron por los efectos negativos del vertido masivo de agua del lago Okeechobee que llega a sus playas, y que han adquirido un feo tono de color marrón.

De Palma se mostró convencida de que estas medidas de ingeniería hidráulica con vertido del agua sobrante en los ríos no son las adecuadas para aliviar el lago.

La ambientalista no duda de la que la solución pasa por, primero, "almacenar el agua procedente del lago en un embalse en el llamado Área Agrícola de los Everglades (EAA)", para luego limpiarla y derivarla al sur, hacia el Parque Nacional de los Everglades y la Bahía de Florida, humedales que reclaman agua dulce y una restauración con urgencia.



Fotos: Rick Scott, Gobernador de Florida declara estado emergencia por alga tóxica en las playas

La orden ejecutiva permitirá a las agencias estatales y gubernamentales emprender rápidas medidas para mitigar la acción de la conocida como alga verde azulada