Estadounidense torturado por policías mexicanos logra que se investigue el caso

Wooden asegura que sufrió daños en el sistema nervioso, costillas rotas y lesiones en los genitales

(ENTRAVISION).- Un ciudadano estadounidense que se había establecido al sur de México ha logrado, después del fallo de un juez federal,  que se investigue un caso de tortura policial que casi le cuesta la vida hace tres años.

Ronald James Wooden, de 46 años, se mudó hace algunos años a Taxco, Guerrero, junto a su familia, atraído por la industria de la joyería de plata abrió un taller junto a su esposa. Pero tan pronto como abrió la tienda llegaron las amenazas y extorciones.

Además de la tensa situación por las extorsiones, Wooden  tuvo conflictos con un vecino que le advirtió que era un expolicía perteneciente al cártel de la droga Guerreros Unidos y asegura que eso fue lo que derivó en su detención.

En 2013 fue detenido por policías municipales y acusado de alterar el orden público, cargos que él niega. Tras el arresto fue golpeado por casi cuatro horas, en algunas ocasiones con las culatas de las armas e incluso los agentes se turnaban para golpearlo, según detalla en una entrevista para la agencia AP.

Mientras era torturado, su esposa esperó en el Ministerio Público hasta que le permitieron pagar una fianza, que fue de 200 pesos. Wooden considera que lo que lo salvó fue el amor de su familia por él, tras quedar en libertad fue llevado a un hospital.

Wooden asegura que sufrió daños en el sistema nervioso, costillas rotas y lesiones en los genitales. Tras las primeras denuncias que tuvo que retirar por amenazas, fue hasta 2014 que la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos en Guerrero determinó que la policía de Taxco detuvo ilegalmente al estadounidense.

La Comisión emitió una recomendación para que las autoridades municipales castigaran a los responsables y pagaran una indemnización. Sin embargo, ningún policía ha sido procesado por el caso de Wooden y solo dos de los involucrados recibieron advertencias a la par de tomar clases de recursos humanos.

Tras dos años sin que el caso avanzara, el pasado 30 de junio un juez federal ordenó que el gobierno mexicano abra una investigación penal formal por tortura y secuestro en el caso de Wooden.

El abogado que representa a Wooden, Mario Santiago, considera que este fallo abre una brecha para obligar a las autoridades a investigar miles de quejas por tortura en México, en las que impera impunidad y falta de investigación.

Wooden asegura que lo que ha ayudado en su caso es que es un ciudadano estadounidense, además de que no tienen miedo. Sin embargo, se vio obligado a dejar Taxco luego de amenazas.



Estadounidense torturado por policías mexicanos logra que se investigue el caso

Wooden asegura que sufrió daños en el sistema nervioso, costillas rotas y lesiones en los genitales