Niña sobrevive a ataque de puma en montaña de Idaho y regresa al sitio

La víctima tiene cuatro años

(ENTRAVISION).- Una familia de Idaho estaba acampando el fin de semana cuando un puma arrastró a su hija menor, Kelsi, de cuatro años.

Sus papás, Israel y Kera Butt, llevaron sus tres hijos y a otros miembros de la familia a convivir cerca de Green Canyon Hot Springs y el ataque ocurrió antes de dormir.

Cuando estaban cenando, la mamá les dijo a todos que alcanzó a ver a un felino, el papá se levantó a observar igual que otras personas, pero nadie lo vio, así que creyeron que habría sido otro animal y siguieron comiendo “hasta hicimos bromas”, dice Israel.

Alrededor de las 9:00 de la noche varios niños se fueron a jugar a un arroyo cercano.

Hacia allá iba Kelsi con su primo de 10 años y un bebé de dos, cuando el mayor gritó “lo veo”.

Otro familiar adulto vio que el animal se abalanzó contra la niña. Él y la mamá corrieron hacia ellos gritando.

“El felino mordió a Kelsi en un costado, la arrastró un poco y trató de levantarla”, no la había sujetado muy bien, así que puso sus patas sobre ella”.

Repentinamente, cuando los adultos se acercaban más, el puma soltó a Kelsi y huyó.

La niña de cuatro años estaba llorando y dijo que le dolía todo el cuerpo cuando su madre la rescató.

Tenía rasguños y marcas de pezuñas y de dientes en la espalda, la cadera y el brazo, pero en lo demás estaba bien.

“Tenía la certeza de que ella estaba bien y sentí que los ángeles la protegieron”, dijo aliviada Kera cuando pudo abrazar a su hija.

Kelsi fue llevada al hospital, donde recibió antibióticos y la vacuna antirrábica.

Los oficiales del Departamento de Caza y Pesca acudieron al sitio acompañados de policías, donde el abuelo de Kelsi se quedó haciendo guardia con un arma.

Fue alrededor de las 2:00 de la madrugada cuando el puma hembra fue acorralado por perros de apoyo a unos cientos de yardas del campamento.

El ejemplar se subió a un árbol donde los oficiales le dispararon y lo mataron.

Los avistamientos de estos felinos son raros en Idaho y nadie ha muerto por un ataque en los años recientes, informó la policía, aunque advirtieron que los niños pequeños son los más vulnerables.

Los oficiales reconocieron la reacción de los adultos, primero porque estaban vigilantes de los menores y también porque pensaron rápido y con sus gritos y pasos espantaron al puma.

Aunque parezca increíble, después de ser atendida en el hospital, Kelsi regresó al campamento con su familia.



Niña sobrevive a ataque de puma en montaña de Idaho y regresa al sitio

La víctima tiene cuatro años