Clínicas para "curar" la homosexualidad siguen operando en China

wikipedia

Le llaman «terapia de conversión» y recurren a tortura física

(ENTRAVISION).- Aunque en el país no se considera la homosexualidad como una enfermedad mental, muchos siguen siendo discriminados por sus familias y se casan para complacer a sus padres; además pagan por recibir una terapia de 'conversión' informó Pulzo.

En diciembre de 2014, un tribunal de Pekín condenó a una clínica de Chongqing (sudoeste) que practicaba tratamientos para ‘curar’ la homosexualidad. Los jueces consideraron entonces que la homosexualidad no era una enfermedad.

Expertos califican a este tratamiento sin fundamento científico, llamado “terapia de conversión”, como  ineficaz y peligroso. Pero sigue siendo propuesta por numerosas clínicas, que no dudan en abusar de la angustia de homosexuales o de sus familias explicó la fuente. 

A pesar de esa condena, las clínicas de la megalópolis de Chongqing continúan actuando con total impunidad recurriendo a electrochoques, camisas de fuerza, encierro e incluso castración química. Un tratamiento cuesta aproximadamente 3.000 dólares , pero los gastos pueden subir si los médicos consideran que se necesitan ‘tratamientos’ complementarios, dice el colectivo LGBT de Pekín.

"Las series de televisión deben excluir las relaciones sexuales anormales; entre ellas las relaciones homosexuales, perversiones, violaciones y violencias sexuales”anunció el gobierno de China en marzo pasado. 

“La policía persigue más a los militantes que a las clínicas”, denuncia Sha Sheng, integrante de una ONG de Chongqing que ayuda económicamente a lesbianas y gays endeudados por los tratamientos sufridos contra su voluntad.



Clínicas para "curar" la homosexualidad siguen operando en China

Le llaman "terapia de conversión" y recurren a tortura física