Sentencian al policía que asesinó a un joven hispano por la espalda

En medio del operativo el policía le disparó por la espalda y a muerte al joven latino cuando esté aparentemente no representa una amenaza

Denver, (EFE).- Un expolicía del sur de Colorado fue sentenciado hoy a 16 años de cárcel, más otros cinco de libertad condicional, por haber asesinado hace dos años a un joven hispano residente en la zona, aparentemente sin un motivo claro.

En junio pasado, el expolicía, James Ashby, de 33 años, había sido declarado culpable de asesinato en segundo grado por la muerte de Jack Jaquez, de 27 años, en la madrugada del 12 de octubre de 2014 en la casa de la familia en Rocky Ford, una pequeña localidad de 4.300 habitantes.

Ashby no podrá salir de la cárcel antes de cumplir su sentencia y obligatoriamente deberá cumplir sus cinco años adicionales de libertad supervisada, según la información difundida por el Departamento Penitenciario de Colorado.

En los días previos a la sentencia, los abogados defensores de Ashby infructuosamente pidieron un nuevo juicio sobre la base de "falta de evidencia" y de "conducta impropia en el jurado". Sin embargo, el juez a cargo del caso desestimó esos argumentos y negó el pedido.

En declaraciones a los medios, tras darse a conocer la sentencia, el padre del occiso, también llamado Jack Jacquez, lamentó que los años que pasará Ashby en prisión sólo son la tercera parte de los que el expolicía podría haber recibido.

"Nadie ganó en este caso", dijo Jacquez, quien agregó que "lo único que existe, es un cierto grado de tristeza y desesperación".

Antes del trágico incidente, Asbhy y Jacquez (hijo) tuvieron un altercado verbal en la Carretera US50, aparentemente porque el policía confundió al joven con un ladrón.

Por razones nunca explicadas satisfactoriamente, el expolicía siguió a Jack Jacquez hasta su vivienda, y sin identificarse ni dar ninguna orden le disparó por la espalda.

Ashby usó también aerosol de pimienta naranja sobre el joven e inmediatamente se alejó del lugar.

El abogado defensor de Ashby, Michael Lowe, insistió en reiteradas ocasiones que la muerte de Jacquez no fue un asesinato sino "un acto de defensa propia" por parte de un policía que se sintió amenazado por un posible sospechoso.

A pesar de la condena y de la sentencia, el caso sigue abierto porque la familia Jacquez presentó una demanda judicial en contra del Departamento de Policía de Rocky Ford al comprobarse que esa repartición había contratado a Asbhy sin haber revisado su historial -un poco problemático- cuando era policía en la cercana localidad de Walsenburg.

La demanda también argumenta que Ashby no respetó los derechos constitucionales de Jacquez que prohíben la revisión o incautación de elementos personales sin causa.

Por otra parte, el caso seguirá abierto porque los abogados del expolicía ya anunciaron que apelarán la sentencia.




Suscríbete a Nuestro Newsletter

Elige tu Mercado

Selecciona el territorio del que deseas ver contenido.

Sentencian al policía que asesinó a un joven hispano por la espalda

En medio del operativo el policía le disparó por la espalda y a muerte al joven latino cuando esté aparentemente no representa una amenaza