Violador que mató niñita muere golpeado y ahorcado por turba

El fallecimiento de la menor de 4 años fue el detonante para que decenas de personas fueran a sacar al detenido de la delegación policial para desnudarlo, golpearlo y arrastrarlo por las calles.

(NOTICIAS YA).- Cuatro personas están bajo custodia del Ministerio Público de Bolivia por estar supuestamente vinculadas al linchamiento de un sujeto acusado de haber violado y matado a una niña de cuatro años.

En incidente se registró el sábado 12 de noviembre en la comunidad andina de Reyes, en el departamento de Beni, donde una turba de aproximadamente 250 personas se dirigió hacia la delegación policial para liberar al detenido. Posteriormente, la gente desnudó al hombre, lo golpeó hasta quedar moribundo y lo arrastró por la calle. Finalmente, el hombre fue ahorcado en un árbol de la plaza principal, pese a los ruegos de un sacerdote que intentó evitar el linchamiento, reporteó La Razón.

Según indicó el alcalde de Reyes, José Roca, el fallecido confesó su crimen con la policía poco antes de ser llevado por la turba. Los ocho agentes presentes en la comisaría "no pudieron hacer nada" para detener al grupo de gente que quiso hacer justicia con sus propias manos, informó el diario ABC.

"Este pueblo educado, cristiano católico, nunca había visto un hecho así, ha sido un día negro", dijo Roca.

La fiscal asignada al caso, Dolly Quiroga, declaró que de las 10 personas identificadas por los videos, cuatro son mujeres y ya fueron arrestadas el domingo, según información de El Deber de Bolivia.

Fotos y videos del linchamiento empezaron a circular en redes sociales este fin de semana.

De acuerdo a la Defensoría del Pueblo, en 2015 se produjeron 32 intentos de linchamiento en Bolivia. De ellos, cinco terminaron en muerte, reporteó la Agencia EFE.

Violador que mató niñita muere golpeado y ahorcado por turba

El fallecimiento de la menor de 4 años fue el detonante para que decenas de personas fueran a sacar al detenido de la delegación policial para desnudarlo, golpearlo y arrastrarlo por las calles.