Don Jose Colombia
Captura de Video
Don Jose Colombia
Captura de Video

VIDEO: Discriminan a anciano en restaurante por su condición económica

El caso ha desatado polémica y una campaña de apoyo al señor

(NOTICIAS YA).-Don José se gana la vida con su guitarra y su voz, y acude a los restaurantes de la región de El Poblado, en Medellín, Colombia, para cantar y recibir unos pesos. Lo ha hecho así por 30 años. Tiene más de 60 de edad.

Con su trabajo ha sacado adelante a 3 hijos y ha llevado una vida sencilla, decente, honrada y humilde.

VIDEO: Mujer reporta discriminación al buscar empleo y se hace viral

Este lunes, Don José acudió a un restaurante donde habitualmente iba a interpretar sus canciones. Había pocos comensales, pero él siguió realizando su trabajo y cantó “Mamá Vieja” y “El Cristo de la Pared”. 

Dos comensales le preguntaron si ya había almorzado, él dijo que no; lo invitaron a tomar asiento, ellos pagarían la cuenta.

Valeria Lotero, una de las dos personas que lo invitó a comer, cuenta la anécdota y comparte dos videos que ahora en conjunto tienen más de 20 millones de reproducciones. Para ella, lo que pasó después es una muestra de cómo la discriminación sigue imperando en Colombia y en el mundo.

Una de las meseras del restaurante, le dijo a Don José que si quería almorzar, debería llevarse la comida en una cajita y no podía comerla en el restaurante. No dio más explicación; seguía órdenes de la administración.

Valeria no podía creerlo y tanto ella como otros comensales pidieron hablar con la persona al mando, quien resultó ser una mujer quien, “sin mostrar humanidad, pena o arrepentimiento”, corroboró que Don José no podía comer en el restaurante.

Los pocos comensales que había, indignados, comenzaron a pedir sus cuenta para retirarse, no sin decirle a la administradora que lo hacían por el injusto trato que le daban a Don José.

“Con el alma partida”, dijo una de las clientas, “en este restaurante discriminan a las personas, así, a una persona decente“, dijo entre llanto.

Algunos de los presentes se disculparon con Don José, otros lloraron de la indignación y el sentimiento que les provocaba ver la falta de humanidad hacia el cantor, quien se limitó a disculparse él por causar molestias y a agachar la cabeza.

La historia se ha vuelto viral y ha desatado la campaña #YoSoyDonJosé en redes sociales.

El caso de Don José ha generado no solo indignación y una campaña en redes para denunciar este y otros casos de indignación. Ha creado un debate.

Por una parte, hay quienes lo utilizan para recordarle a todos que “es muy fácil ser Don José desde la casa, detrás del celular, mientras espero que cambie el semáforo y miro con desprecio a quién se acerca a limpiarme el vidrio del carro”, lo que importa es cambiar nuestra conducta día a día.

VIDEO: Brutal agresión a niña venezolana en escuela indigna en redes

La Divorcée, blog de opinión con enfoque de género, publicó la entrada “No somos Don José”, denunciando la doble moral e hipocresía de muchos que hoy se desgarran las vestiduras por el caso de discriminación que ya está dando la vuelta al mundo.

Por otra parte, medios como El Espectador, publican otra parte de la historia, la de la víctima, misma que, en su percepción, no se sintió discriminado por el restaurante, donde asegura siempre recibir buen trato y tener una buena relación con la dueña

LEE: Bar que expulsó a simpatizante de Trump no violó la ley

“Es un malentendido. Ellos me invitaron a almorzar y la cajera dijo que no podía. La dueña del negocio no tiene la culpa. La cajera llamó a la mesera y ya la doctora que me invitó se puso a llorar y que eso era discriminación. Yo no sé, yo no entiendo nada de eso”.

“La doctora que me invitó se puso a llorar y que eso era discriminación. Yo no sé, yo no entiendo de eso” dijo don José.

Valeria, quien denunció el caso, asegura que su intención no era generar una cruzada ni cacería de brujas contra el restaurante, que permanece cerrado hasta nuevo aviso.

Para ella, lo importante era generar conciencia, dar a conocer cómo estas conductas clasistas, arribistas y discriminatorias seguían existiendo en pleno 2018, y cómo ya no era tiempo de quedarse callados, sino de unirse en una sola voz, porque si se deja que se le trate así a Don José, pronto lo harán con todos.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui