Brasil-
PxHere
Brasil-
PxHere

Jugadores de la selección brasileña que fueron criados por ‘supermamás’

Estos jugadores superaron infancias difíciles al criarse sin padre, pero han triunfado.

(NOTICIAS YA).-Seis de los 11 titulares de la selección brasileña fueron criados por ‘supermamás’. Estos jugadores superaron infancias difíciles al criarse sin padre, pero han triunfado.

Gabriel Jesus, el 9, conforma el grupo de seis jugadores que  junto a Miranda, Thiago Silva, Marcelo, Casemiro y Casemiro , crecieron sin el apoyo de sus padres biológicos.

Aunque es una situación desafortunada y dificultosa, es una realidad común en Brasil.

Según estudios, las mujeres sacan adelante el 40% de los hogares brasileños y cerca de 12 millones carecen de cónyuges que les ayuden a criar a sus hijos.

Dicho panorama afecta sobremanera a estas mujeres y sus familias, ya que lo ingresos de las mujeres son bastantes bajos, sobre todo los de las mujeres negras, lamentan investigadores.

Citando al sitio web El País, estos son los jugadores de la Canarinha que fueron criados por ‘supermamás’ y lograron triunfar:

  1. La celebración, conocida como “Hola mamá” del delantero Jesús, es un homenaje a Vera Lúcia, la mujer que, sin ayuda de nadie, lo crio a él y a sus tres hermanos.

En palabras de Gabriel Jesus, “Siempre fue padre y madre”, según The Players’ Tribune.

  1. La historia del delantero, se parece a la de Paulinho.

El mediocentro del Barcelona lleva el nombre de su padre, José Paulo Bezerra Maciel, pero apenas lo ve.

Su padre se separó de la madre, Erica Lima, al nacer Paulinho

La última vez que lo vio fue cuando aún jugaba en el Corinthians, en 2012. El contacto era escaso y se limitaba a breves llamadas telefónicas.

  1. Cássio, al igual que Paulinho, que fue criado desde que tenía tres meses por su padrastro.

El tercer portero de la selección en el Mundial nunca conoció a su padre, pues desapareció tan pronto supo que la madre, María de Lourdes, estaba embarazada.

Varios programas de televisión quisieron propiciar un encuentro, pero el guardameta siempre rechazó esa posibilidad. “Tuve una infancia difícil. Cuando necesité a mi padre, no estaba presente”, dijo.

Sin embargo tuvo el apoyo de una figura paterna: su tío, João Carlos Kojak, al que ayudaba en un car wash.

La psicóloga deportiva Suzy Fleury dice que “más importante que tener una base paterna, es tener una base de valores.”

“Muchas veces, la madre u otra persona, como el padrastro, el tío o incluso un entrenador, logra asumir los roles de acogida que le corresponderían al padre biológico. Por eso hay varias historias en las que la ausencia paterna no impide que un jugador alcance el éxito futbolístico”, apuntó la especialista que formó parte del cuerpo técnico de la selección brasileña.

  1. Alcoholismo, abandono: Es el caso de Marcelo.

Sus padres se separaron y se fue a vivir con sus abuelos a los cuatro años.. Además de mantenerlo, su abuelo lo llevaba a los entrenamientos e iba a ver todos sus partidos. “Prácticamente se desvivió por un chaval de 13, 14 años, sin saber que acabaría siendo futbolista”, contó Marcelo en su canal de YouTube.

“Mi abuelo fue padre y madre por todo lo que hizo por mí”, dijo después de que muriera en 2014, durante el Mundial de Brasil.

Los centrales de la selección también crecieron sin sus padres.

  1. Miranda lo perdió cuando tenía 11 años. Maria, su madre, tenía otros 11 hijos que mantener cuando enviudó.
  2. Thiago Silva vio, con cinco años, fue abandonado por su padre y nunca más lo vio. Su madre se casó con un hombre que cuidó de Thiago como a un hijo.

“Si he llegado hasta donde he llegado en mi carrera, ha sido gracias a ti. El hombre que fue mi padre, amigo, compañero y mi superhéroe. Todas las veces que lo necesitaba, siempre estabas ahí para salvarme”, dijo el central al lamentar su muerte, en 2014.

  1. Casemiro, vivió el abandono de su padre a los tres años. Creció con su madre Magda y sus dos hermanos en una casa, pero contó con el incentivo de Nilton Moreira, entrenador de una escuela de fútbol de la ciudad.
  2. Taison, suplente de la selección, tuvo que ponerse a trabajar para ayudar a su madre con 10 hermanos. Su padre, sumido en el alcoholismo, se separó de Rosangela, su madre.

“Soy una persona batalladora. No he llegado a la selección por casualidad. Todo lo que tengo hoy se lo debo a ella”, dijo, en alusión a su supermamá.




Nuesotrs Héroes

Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui