niños cuentan experiencias
Spencer Platt/Getty Images
niños cuentan experiencias
Spencer Platt/Getty Images

Niños separados de sus padres cuentan sus traumáticas experiencias

Revelan detalles de lo vivido en semanas en refugios

(NOTICIAS YA).-Durante la política de Cero Tolerancia de la administración de Trump, cerca de dos mil menores fueron separados de sus padres en la frontera. Solo una fracción de ellos han logrado reencontrarse con ellos. Y aunque muchos conocen las declaraciones de los padres, poco se ha dicho de la experiencia vivida por los niños y niñas, quienes apenas ahora hacen escuchar su voz.

LEE: Este es el impacto en la salud de los niños separados de sus familias

Washington Post ha hablado con algunos de los niños que se han reencontrado con sus padres y que, entre lágrimas, recuerdan los horribles momentos que pasaron en los refugios donde tuvieron que tolerar maltratos, aislamiento, amenazas y la ausencia de sus seres queridos.

“Mantenían a las niñas y a los niños separados. Nos regañaban si nos juntábamos”, declaró Sandy Gonzalez.

Sandy Gonzalez tiene 8 años y es originaria de Guatemala. Cuenta cómo los trataban dentro de los refugios donde ella y decenas de más niños debían esperar, sin información alguna, a ser reunidos con sus padres. Ahí, Sandy pasó dos meses.

Diogo De Olivera Filho, de 9 años y originario de Brasil también platicó algunas de las cosas que le pasaron. Declaró haberse sentido “como un prisionero, como un perro”, luego de ser puesto en confinamiento por tener varicela. Diogo pasó 5 semanas en un albergue de Chicago junto a otros niños.

LEE: Ordenan al gobierno de EEUU entregar lista de niños migrantes separados

Uno de ellos es un niño de 11 años de origen guatemalteco, relata el Post, quien al igual que otros niños declara padecer horribles pesadillas en las noches, ocasionadas a los momentos y escenas que vio y vivió en los albergues.

De acuerdo a expertos, los traumas sufridos por estos menores podrían tener represalias permanentes en sus psiques. Algunos han reportado desconocer a sus padres o tener problemas para confiar en ellos aún después de haber sido reunidos.

Muchos ni siquiera quieren platicar lo que les pasó, “no me quiero acordar de eso”, dicen.

Sandy, quien pasó 55 días en un albergue en Texas, platicó algunas experiencias para el Post, momento en el cual su madre se enteró de los hechos, pues muchos no pudieron platicar con sus hijos a detalle antes de ser reunidos.

“Nos decían que nos portáramos bien, o si no estaríamos ahí para siempre“, cuenta Sandy.

Sandy platicó todo, desde el día en que decidió acompañar a su madre a los Estados Unidos, a pesar de poderse haber quedado con sus abuelos en Guatemala, la detención por la patrulla fronteriza, el frío de los centros de detención (llamados “hieleras”), y las amenazas de los albergues para menores.

Sandy recuerda las filas al llegar al albergue, con otros niños, mientras escuchaban las reglas de conducta: no hablar con niños, no tocarse, el día empieza a las 6:30 de la mañana y acaba a las 8 de la noche.

LEE: Niño inmigrante se reencuentra con su padre tras 8 meses separados

A los niños, relatan otros de los testimonios, les decían que había cámaras de seguridad en todos lados menos en los baños, así que cualquier falta de disciplina sería descubierta. No podían abrazar a sus hermanos o parientes, a quienes veían solo durante el receso, y siempre debían tener un brazo de distancia entre otro niño.

Ahora, los niños que han sido reunidos con sus padres, temen ser devueltos a los refugios, y preguntan varias veces si serán regresados a ese lugar. Un “no” no parece ser suficiente para apaciguar su temor.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui