Muere de cáncer por abrazar y lavar el uniforme de su esposo por años

trabajo
Pixabay

Ninguno de los dos imaginó que las fibras en el uniforme estaban exponiendo a ella al peligro

(NOTICIAS YA).- Una mujer británica murió de cáncer tras pasar años abrazando a su esposo justo cuando regresaba de trabajar y lavar el uniforme que utilizaba durante su jornada, sin imaginar que eso la llevaría a la muerte.

Adrienne Sweeney murió en el 2015, a los 75 años, por un cáncer que desarrolló por la exposición continua al asbesto que estaba todos los días presente en el uniforme de trabajo de su esposo.

LEE: Cenar temprano puede reducir el riesgo de cáncer, según estudio

Fueron 40 años en los que la mujer lavó el overol que su esposo, William, utilizaba en una planta de calderas de Babcock International, ahora condenada a pagar una indemnización.

Ninguno de los dos imaginó que las fibras en el uniforme estaban exponiendo a Adrienne al cáncer.

William murió en 2008, a los 71 años, y por cuatro décadas tuvo la costumbre de abrazar a su esposa en cuanto llegaba a casa después de trabajar, aun llevando puesto su overol empolvado.

LEE: Niño de 5 años murió de cáncer y planeó funeral imaginario y alegre

Posteriormente, se quitaba el uniforme y ella se ponía a lavarlo para que estuviera listo al siguiente día, nunca les pasó por la cabeza el peligro de ambas acciones.

Un tribunal ha determinado que la exposición al asbesto “aumentaba sustancialmente” el riesgo de que Adrienne contrajera mesotelioma y que Babcock International nunca advirtió a sus empleados el peligro que representaba el amianto para ellos y sus familias.

LEE: Azafatas tienen más riesgo de cáncer que la población general, estudio

Es por ello que la compañía deberá pagar una compensación de 247 mil libras esterlinas, unos 320 mil dólares, a los hijos de la pareja, que son de Escocia, luego de que se determinara que su madre murió por la enfermedad que fue provocada por el asbesto.



Muere de cáncer por abrazar y lavar el uniforme de su esposo por años

Ninguno de los dos imaginó que las fibras en el uniforme estaban exponiendo a ella al peligro