suicida roba avion
WordPress
suicida roba avion
WordPress

Desgarradores audio y videos de los últimos minutos de piloto suicida

Se describió como un hombre “roto, con algunos tornillos sueltos”

(NOTICIAS YA).-Richard Russell, de 29 años, era trabajador de Horizon Air, una compañía aérea. Su empleo consistía en asistir en tierra a los aviones, cargando maletas y ayudando con señalamientos en ascenso y descenso.

El pasado viernes, Russell robó un avión para pasajeros de la aerolínea Alaska Airlines y realizó un despegue sin autorización o licencia de piloto, cerca de las 19:45 de la tarde, desde el aeropuerto internacional de Seattle-Tacoma.

Poco después del despegue, Russell se suicidó estrellándose en una isla cercana.

No se reportaron más heridos del incidente que provocó la suspensión temporal de despegues y aterrizajes del aeropuerto, o el despliegue de dos jets militares con el fin de interceptar el avión Bombardier Dash 8 Q400 que Russell había robado.

LEE: Empleado de aerolínea se roba avión y luego se estrella en isla

Imágenes en redes sociales mostraron varios momentos del errático vuelo que llamó la atención de residentes de la región, pues el avión realizó varias maniobras aéreas antes de caer dejando una nube de humo.

Russell mantuvo comunicación con el control aéreo durante gran parte de su vuelo, mismo que se dio a conocer a través de la plataforma Broadcastify y que muestra el sentir del sujeto, quien claramente se encontraba en un estado suicida, mas para nada terrorista.

 

NO NECESITO MUCHA AYUDA, HE JUGADO VIDEOJUEGOS

Antes de que autoridades dieran a conocer la identidad del empleado, las grabaciones mostraban al personal de la torre de control llamando “Rich” y “Richard” al ladrón de la aeronave.

Durante 25 minutos, personal de la torre de control mantuvo comunicación con Russell, tratando de darle indicaciones sobre cómo aterrizar de forma segura, pero la charla llevó a más trágicas revelaciones.

“Tengo a muchas personas que se preocupan por mí, van a decepcionarse de que haya hecho esto“, dice Russell.

Durante la grabación, Russell, quien suena consciente y feliz, aunque en crisis, revela que es un hombre pasando por una situación complicada. Las grabaciones comienzan tratando de dar indicaciones a Russell para que no colisione con otras aeronaves en su ruta.

Después de hablar sobre la cantidad de combustible que hay en la aeronave, el hombre en la base de control trata de convencer a Russell de aterrizar en una base militar, pero el piloto se muestra ansioso pues piensa que recibirá ataques.

“Probablemente me encarcelen por mucho tiempo, ¿no? Tal vez de por vida”, comenta Russell sobre su posible arresto.

El controlador le dice que, por el momento, no piense en eso y se concentre en descender de manera segura. Mientras habla con alguien más tratando de explicar la situación, el hombre en la base dice “necesita ayuda”, a lo que Russell responde que no es necesaria tanta ayuda, pues “ha jugado algunos videojuegos”.

 

UN HOMBRE ROTO, CON ALGUNOS TORNILLOS FLOJOS

En un momento de seriedad, Russell le dice al controlador que hay muchas personas en su vida que lo quieren, y que estarán muy tristes cuando se enteren de lo que hizo. Menciona, a manera de despedida, que quiere disculparse con ellos, y habla de su estado de salud mental.

“Solo soy un hombre roto, supongo que con tornillos flojos. Nunca lo supe hasta ahora”.

El controlador trata de mantener la conversación casual con el fin de llevar todo a un buen desenlace. Hablan sobre caminar por las montañas y paisajes visibles.

 

NO QUIERO HERIR A NADIE

“Maldita sea, Andrew, vidas humanas están en peligro”, dice Russell en un tono de burla al controlador, quien de manera seria le responde “no digas esa clase de cosas, Rich”, temiendo que se refiera a un ataque en tierra.

“No, no quiero hacerle daño a nadie. Solo quiero que me digas cosas dulces al oído” responde Russell.

En más intentos por hacerlo descender, Russell menciona de nuevo que no quiere herir a nadie y que si hay autorización para el procedimiento que le indican. No obstante, dice que aún no está listo para aterrizar pues quiere hacer algunas maniobras y ver las montañas.

LEE: Con tasa de suicidios a la alza, aprende a reconocer señales de alerta

Después de hacer la maniobra, el controlador lo felicita y le dice que es hora de aterrizar, pues le queda poco combustible, pero Russell le dice que no es así, que para él ese no era el plan.

“No lo sé, hombre, estaba pensando que este podría ser el fin“, dice Russell.

En un momento de la grabación, Russell pide las coordenadas de la ballena orca que llegó a ser noticia internacional, pues llevaba semanas cargando a su cría fallecida justo por las aguas de Seattle. “Quiero ver eso”, dijo.

Russell finalmente dirigió la aeronave a una isla cercana, en una zona donde no había peligro de herir a más personas.

Russell tenía 29 años. Llevaba trabajando para Horizon Air 4 años. Era casado, conoció a su esposa en 2011 y se casaron un año después. Vivían en el estado de Washington y tenían una panadería artesanal.

LEE: Madre ballena en duelo acarrea el cadáver de su bebé por semanas

En un blog, Russell hablaba de su vida y sueños. Reveló que deseaba ser un alto mando para la compañía en la que trabajaba, o bien entrar al servicio militar.

En un video publicado en 2017, Russell contaba con humor lo cansado de su trabajo, “muchas maletas, muchas muchas muchas maletas” decía. Pero mostraba también lo que le gustaba de ello: poder viajar a muchas partes del mundo, en especial a Alaska, donde creció y donde se encontraba su familia.

Sus familiares han revelado sentirse devastados ante la noticia.




Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui