Por poco se come un clavo oxidado mientras mordía su hamburguesa

La comensal denunció al restaurante por la falta de cuidado en la receta y la preparación de los alimentos

(NOTICIAS YA).-  El restaurante American Favs enfrenta una demanda de Miriam Alegre, una comensal que mordió un clavo mientras mordía una hamburguesa dentro del comercio en Buenos Aires, Argentina.

Fue el pasado 20 de junio que la mujer de 55 años paseaba con su hijo por la zona de Barzaco cuando decidieron entrar al local a comer y al empezar a degustar su hamburguesa se sorprendió por lo encontrado en el centro comercial de Shopping Alto Avellaneda.

“La diciente se sienta en su mesa, muerde la hamburguesa, siente un pinchazo en la mejilla y algo duro, y cuando saca lo que había mordido y observa que se trataría de un alfiler con cabeza y punta y el mismo oxidado. Que luego de lo sucedido, se acercó al local, para manifestar lo que había pasado pero tuvo como respuesta: Acá no hay alfileres y le devolvieron el dinero, siendo una suma de 280 pesos”, dice la demanda interpuesta por Miriam Alegre.

VIDEO: Se traga 639 clavos y los doctores usan imanes para sacarlos

La mujer indignada fotografió la hamburguesa que comía y el clavo oxidado que encontró luego de esperar hasta 40 minutos en recibir su orden y pedir a los trabajadores en caja que recalentaran la comida que estaba en baja temperatura.

Basándose en la demanda, la cadena de restaurante American Favs se deslindó de responsabilidades y transfirió la culpa a los trabajadores que no tuvieron la precaución con la preparación del platillo y el cuidado en los productos con los que se lleva la receta para servir la hamburguesa estilo americana y las papas a la francesa que adquirió Miriam el pasado mes de junio.

LEE: Perro con cáncer recibe hamburguesas gratis para tomar sus medicinas

Miriam insiste que la responsabilidad es de la empresa hacía con ella y que legalmente debe dividirse el caso en dos, en los perjuicios de la empresa en contra de ella por lesiones y la segunda parte de la empresa en contra de los trabajadores que hicieron mal uso de instalaciones para atacar a un comensal o cliente que se basó en la confianza para decidir comer en el restaurante.

Por poco se come un clavo oxidado mientras mordía su hamburguesa

La comensal denunció al restaurante por la falta de cuidado en la receta y la preparación de los alimentos