Ser padre de una niña es 30% más caro que tener un varón
Thinkstock
Ser padre de una niña es 30% más caro que tener un varón
Thinkstock

Ser padre de una niña es 30% más caro que tener un varón

Economistas hablan del “impuesto rosa”, que afecta a las mujeres hasta la edad adulta.

(NOTICIAS YA).-Las niñas pueden ser más costosas para sus padres que los varones, revela un estudio de la Asociación Brasileña de Educadores Financieros (Abefin).

De acuerdo al diario El Tiempo, las hijas pueden ser hasta 30% más costosas que los niños.

¿La razón? El gran culpable de esta desigualdad es el “efecto Cenicienta”, que ocurre cuando los padres gastan más en el cuidado del cabello y las uñas, ropa, accesorios y artículos de belleza.

LEE: La lactancia es mejor incluso que la leche materna en botella

Especialistas estiman que entre los 9 y los 12 años, con la llegada de la pubertad, el interés por la apariencia empieza a despertarse en las niñas y con él, un deseo de experimentar con maquillaje y otros productos de belleza, tal como lo hace mamá.

Crema de día, crema de noche, maquillaje, sombras, correctores, desmaquillantes, perfumes y demás “cosas de mujeres.”

Para el estudio, los investigadores recogieron datos de 15 mil padres con hijos de entre 7 y 12 años.

LEE: Consumir alcohol durante la lactancia puede afectar el cerebro del bebé

Reinaldo Domingos, presidente de Abefin, señaló que “hay muchas más opciones de productos dirigidos al público femenino, como cuadernos y otros artículos escolares, por ejemplo.”

“Hay infinitas opciones para las niñas, y no tantas para los varones”, agregó.

Pero no todo es la variedad que ellas tienen para elegir, pues algunos objetos son más costosos solo por ser para mujeres, aunque sean iguales.

Economistas hablan de un impuesto, llamado impuesto rosa, que afecta a las mujeres hasta la edad adulta.

LEE: La píldora anticonceptiva para hombres que está a punto de llegar

Los rastrillos y afeitadoras son un buen ejemplo de ello. También las prendas y los juguetes para niñas, son más caros que los de los hombres.

Concluyen especialistas que educar a los niños, sin importar su género, es primordial para que sean consumidores críticos y sensatos.




Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui