Pasó sus primeros 5 años sin poder hablar y una dentista cambió su vida

Pixabay

«Había estado en terapia del habla durante años y nadie había revisado su lengua”, dijo la doctora.

(NOTICIAS YA).-Un niño de Texas creía que no podía hablar hasta que una dentista hizo un descubrimiento que cambiaría su vida, según la publicación de InsideEdition. 

Mason Motz, de 6 años, apenas pudo pronunciar una palabra durante sus primeros cinco años hasta que la doctora descubrió que tenía una "anquiloglosia" o "frenillo lingual", comúnmente conocido como ligadura de lengua o lengua pegada.

Gracias a la doctora, Mason es ahora el más parlanchín de todos.

Meredith Motz, su madre, dijo que ha tenido “retrasos y problemas desde su nacimiento.”

El niño nació con el síndrome de Sotos, una extraña enfermedad de sobrecrecimiento que a menudo se caracteriza por tres distintivos: la forma facial, la macrocefalia y los diferentes grados de dificultad en el aprendizaje, explicó el sitio web Orphanet.

También tenía dificultades para comer, para dormir y luego “sus dientes comenzaron a tener problemas”. Además "ha estado en la terapia del habla desde que tenía poco más de un año", lamentó Motz.

Después de varias visitas frustrantes a dentistas, que no están familiarizados con el tratamiento de niños con necesidades especiales, los Motz llegaron con la Dra. Amy Luedemann-Lazar en Kidstown Dental en Katy.

La Dra. Amy sedó al menor e hizo un descubrimiento que cambiaría las vidas de Mason y su familia: "Detectamos un lazo de lengua", dijo.

"Mason no era “no verbal”; él simplemente no podía hablar. Había estado en terapia del habla durante años y nadie había revisado su lengua”, reveló.

Tienes que saber que la ligadura de lengua, anquiloglosia, es una afección del nacimiento donde una banda de tejido ata la parte inferior de la punta de la lengua al piso de la boca, restringiendo su rango de movimiento.

"Sus efectos son más amplios de lo que muchos creen", dijo Luedemann-Lazar.

De acuerdo a la dentista, estas son algunas señales que un niño puede presentar si sufre una ligadura de lengua:

  • Problemas para amamantar.
  • Comedores "quisquillosos."
  • Problemas con el habla.
  • Problemas para dormir.
  • Estructuras faciales (mandibula ancha, dientes muy juntos).

Aunque Mason todavía está en la terapia del habla, pero ahora puede comunicar cómo se siente y tener conversaciones.

Ahora puede cantar sus canciones junto a su hermano menor, Max, y también ama preguntarle a su madre sobre su día: “Él diría ‘Oye mamá, ¿cómo estuvo el trabajo hoy?'", dijo Meredith.

"Siempre ha tenido mucho que decir, y ahora finalmente puede formar las palabras". 



Pasó sus primeros 5 años sin poder hablar y una dentista cambió su vida

"Había estado en terapia del habla durante años y nadie había revisado su lengua”, dijo la doctora.