Mario, el niño de 12 años que viaja solo en la caravana de inmigrantes
Foto: Roger Baires
Mario, el niño de 12 años que viaja solo en la caravana de inmigrantes
Foto: Roger Baires

Mario, el niño de 12 años que viaja solo en la caravana de inmigrantes

“En Honduras, uno sufre” dice Mario

(NOTICIAS YA).-Todo el mundo tiene los ojos sobre la caravana de inmigrantes de Centroamérica que, el pasado viernes, logró ingresar a territorio mexicano en su camino hacia los Estados Unidos. Entre todas las personas viajan hombres, mujeres y niños. Uno de estos últimos viaja solo.

Mario Castellanos tiene 12 años y es originario de Honduras, donde está su familia. Él salió de su país rumbo a los Estados Unidos, al lado de cientos más, en la caravana de migrantes. Mario va solo.

LEE: Caravana de inmigrantes retoma su rumbo hacia los Estados Unidos

El pasado viernes, Mario estuvo en medio de los disturbios violentos en la frontera sur de México, cuando cientos de inmigrantes se enfrentaron a autoridades mexicanas que, tratando de evitar que cruzaran, lanzaron gases lacrimógenos y golpearon a personas, indiscriminadamente.

BBC reporta que Mario, de entre cientos que se presentaron a la frontera de Guatemala y México, él fue de los primeros en cruzar.

LEE: Crece tensión en México por caravana migrante

Mario platicó que en medio del disturbio, un oficial de policía mexicano lo tomó del cuello y lo azotó al suelo. Intentó arrojarse al río. Aseguró que recibió atención en un centro para inmigrantes y que seguirá su camino hacia los Estados Unidos.

“En Honduras uno sufre”, cuenta Mario, reporta BBC.

Mario, al igual que miles más en su país, sufre de los estragos de la pobreza y no podía ir al colegio. De vez en cuando iba al centro a vender chicles para poder ayudar a su familia.

A Mario lo quisieron reclutar pandilleros y maleantes, ofreciéndole seguridad financiera a cambio de delinquir, pero él no quiso.

“Me querían meter a una pandilla “, dice. “Me decían que me metiera, que me iban a pagar bien, pero yo no quería”.

El padre de Mario es vigilante y su madre no trabaja. La madre de Mario le dice a su hijo que cuando hay qué comer, se come; cuando no hay comida, uno se aguanta.

LEE: Aumenta la caravana de inmigrantes hondureños de mil a 4 mil

Dilsia Murillo, de 36 años, es la madre de Mario. Asegura que su hijo había hablado sobre su intención de irse a los Estados Unidos, pero que su partida fue inesperada y sin su permiso. Y aunque extraña a su hijo y está preocupada por él, no se opone a que siga su camino en la caravana.

Mario no empacó nada. Se fue solo con la ropa que llevaba puesta. En su camino se ha encontrado a “gente buena”, que le da de comer.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui