Condenado a muerte pide la silla eléctrica en vez de inyección letal
Condenado a muerte pide la silla eléctrica en vez de inyección letal

Condenado a muerte pide la silla eléctrica en vez de inyección letal

El reo solicitó la método alternativo a la inyección letal en la víspera de su ejecución a principios de octubre.

(NOTICIAS YA).- Edmund Zagorski, de 63 años, es un preso de Tennessee condenado a muerte que sería la segunda persona en el estado en ser ejecutado en la silla eléctrica en vez de la inyección letal en casi 60 años, y fue a petición del mismo convicto.

Zagorski fue sentenciado a muerte en 1984 por los asesinatos de dos hombres, sin embargo él mismo solicitó el morir electrocutado un día antes de su fecha de ejecución en octubre en base al argumento de que el estado utiliza una controversial droga en la inyección.

LEE: Hombre asegura que fue condenado a muerte por homofobia

Los abogados del detenido argumentaron que la inyección legal lo haría pasar los últimos 10 a 18 minutos de su vida en “terror y agonía”, mientras que la silla eléctrica solo le causaría un “dolor agudo por unos 15-30 segundos“, revelan documentos de la corte.

Aunque parezca una herramienta primitiva, la muerte por silla eléctrica es una alternativa a la inyección letal en nueve estados del país. Tennesse incluso aprobó en 2014 hacer el uso de la silla eléctrica obligatorio cuando las drogas de la inyección letal no estuvieran disponibles.

LEE: Preso en Florida ruega que lo maten en la silla eléctrica

La última vez que se utilizó este método en el estado fue en el caso de Daryl Holton -condenado a muerte por el asesinato de cuatro niños- quien eligió ser ejecutado en la silla eléctrica en 2007.

El argumento legal que permitió la ejecución alternativa ha puesto especial enfoque en la inyección letal y que ha provocado que más de 30 condenados a muerte demanden al estado por el uso de midazolam, una de las tres drogas utilizadas en la inyección.

LEE: Proponen nuevo protocolo para inyección letal en California

El uso de este narcótico se ha vuelto controversial debido a la crítica que de que no es un anestésico que alivie el dolor y que los condenados sienten un dolor tortuoso por las drogas que se le administran después.

En un caso de Arizona, el condenado Josehp Wood recibió esta droga y duró casi dos horas para morir, lo que llevó al estado a dejar de utilizar midazolam.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui