reportage de burritos
NoticiasYa
reportage de burritos
NoticiasYa

Juárez los lugares de siempre: Burritos, panadería y el Salón México

Una ciudad que ha resistido los embates de la violencia una y otra vez, una frontera llena de sabores y tradiciones ligadas por la historia y sus ciudadanos que se aferran a ser felices son parte del reporte especial, “Juárez los lugares de siempre”

(NOTICIAS YA).- Una ciudad que ha resistido los embates de la violencia una y otra vez, una frontera llena de sabores y tradiciones ligadas por la historia y sus ciudadanos que se aferran a ser felices son parte del reporte especial, “Juárez los lugares de siempre”. 

En este reporte de tres partes, conoceremos un establecimiento con los mejores burritos, una panadería y el salón de baile más popular de la frontera.

Primera parte: Burritos

El platillo más característico de Ciudad Juárez es el burrito. “Lo que hace aquí es la limpieza, la tortilla hecha a mano diariamente y la comida no es congelada es también hecha al momento todos los días”, Jesús Uribe, cliente.

En 1952 abría sus puertas la cantina el “Centenario”, que además de vida nocturna y sus placeres, ofrecía a sus clientes burritos, un platillo emblemático de Juárez.

“En 1959 yo conocí este lugar, era mensajero de una botica que estaba enseguida y a los dos años me ofrecieron el trabajo aquí”, Eugenio Vadillo.

En ese entonces don Eugenio tenía solo 14 años. 28 años más tarde, con trabajo y sacrificio logró convertirse en propietario del tradicional establecimiento de la avenida 16 de Septiembre.

Ingredientes frescos, preparados al instante y frente al comensal, son la clave de los Burritos Centenario para seguir de pie después de tantas décadas, esto a pesar de la violencia que ha sufrido Juárez.

El Centenario es la fuente de trabajo de siete personas las cuales se dividen los tres turnos para dar servicio las 24 horas. “La tortilla con la que elaboramos los burritos es tortilla hecha aquí en la cocina de este lugar, se hace tortillas en la mañana y en la tarde. De tal manera que relativamente puede alcanzar tortillas recién hechas”, Eugenio Vadillo.

La tortilla es la base y sus pilares son sus seis burreros que además de compartir el mismo sazón, comparten la pasión con la que cocinan y atienden a los clientes.

“Creo que tienen un sartén que ya tiene como 70 años ahí, ahí está el sartén. La gente sobre todo gente más grande que yo recuerda venir y pedir el burrito de deshebrada y que sea el mismo sartén y ahí esta conservado el sartén y la tradición aquí en Ciudad Juárez”.

Sin duda un lugar que representa dignamente a Juárez. Pues al igual que sus ciudadanos, se resistieron a los embates de la violencia. Burrito Centenario jamás cerró sus puertas y desde su estrecho espacio iluminó siempre una zona que adquirió una atmosfera espectral durante la peor crisis de esta ciudad.

“12 años atrás estábamos pues muy bien todos trabajando sin violencia se viene este problema y al menos aquí en los burritos aprendimos a capotearlo, a torearlo y con sacrificio y lo que conlleva entonces pues gracias a Dios aquí estamos”.

Segunda Parte: Salón México

Otro lugar emblemático en Ciudad Juárez es un tradicional salón de baile donde el tiempo pareciera detenerse, el Salón México.

En 1985 se inauguraba el Salón México y el invitado de honor era el maestro Damaso Pérez Prado. A pesar de esto, el icónico Salón México estuvo a punto de desaparecer, pero gracias al compromiso de la familia Baca la historia continuó en una nueva ubicación en donde durante los últimos 28 años, melodías del inmortal Beto Lozano y otras grandes orquestas dieron vida a este lugar.

“Salón México es un lugar que se ha constituido como el lugar para gente grande, pero grande en espíritu. Aquí se dan cita aficionados al baile; música orquestal y grupos de abolengo que aún siguen vigentes tales como Los Frontera, Los Silver y la orquesta de Yeyo Toralva”, Adan Baca.

“Porque no decirlo, tratar de recuperar aquellas melodías que para mí aún son poesía” Yeyo Toralva.

Sede de memorables noches, pero sin duda el evento más particular es la tardeada dominical a la que se dan cita cada tres semanas, y que después de 20 años ininterrumpidos se ha convertido en una tradición y un espacio para los adultos mayores quienes recuerdan viejos tiempos, saludan amistades y se divierten sanamente.

“Ya que la mayoría pues estamos enfermos no, en fin es un esparcimiento bastante bonito porque repito la gente de la tercera edad ya no puede ahorita andar brincando y bailando música estridente como son las bandas y el rock and roll”.

Y es que cada tercer domingo, las estragos de la edad se quedan en la puerta del Salón México.

Un lugar que como todo comercio en Juárez sufrió las consecuencias de la violencia descomunal que abatió al estado de Chihuahua y en especial a los juarenses.

“Tuve que emigrar por lo mismo porque acuérdense ustedes que todo lo que ha pasado en la ciudad ha sido difícil”.

“Vivimos en crisis, en una crisis que superamos una y nos cae otra en una crisis economías de violencia y de diferentes géneros pero tenemos que seguir vivos la ciudad lo exige”.

Los músicos y propietarios del Salón México buscan conservar esa música de antaño, pero sobre todo animar a los asistentes a través de lo que más conocen, la música.

El baile es muy importante porque rejuvenece el espíritu y mantiene la cercanía y el afecto entre las parejas. “Para nosotros el baile primero es terapia segundo es unión de pareja porque el baile en si le da a uno alegría le da vida, le da ánimos para seguir adelante” Roberto Chávez e Irma Soto.

La música refuerza los lazos comunitarios y recuerda los acontecimientos importantes de la historia de la comunidad juarense. Es por eso, que el Salón México tiene un alto valor cultural pues en el, esta la música escrita por juarenses para el mundo y continúa siendo difundida.
“Traten su ritmo, traen su letra y puede uno disfrutar con la pareja y no tiene fin este baile,” Roberto Chávez.

Tercera parte: El tradicional pan de Ciudad Juárez

“Llegue aquí a Ciudad Juárez el día tres de febrero del 50. Ahora sí que pues triste realidad con cinco pesotototes pero entonces con dos pesos comía en la calle”, don José.

Calles que año con año reciben migrantes de diferentes puntos del interior de la república mexicana que vienen en busca de mejores oportunidades de vida.

“La panadería nació en la Juárez, comencé a trabajar yo mi trabajo era según repostero de galletas y otras clases de pan”.

Tal es el caso de don José que llegó a la frontera en 1950 y que gracias a su experiencia como panadero que adquirió en su natal Irapuato consiguió trabajo en la tradicional panadería El Pedernal.

“Todo es con la mano, la mano le da otro sabor y ya en el fierro agarra otro sabor la masa y por eso no sabe igual”.

Los originales dueños de la panadería que data desde 1920 emigraron a Estados Unidos. Oportunidad que no dejó pasar don José y que gracias a su pasión por el oficio se convirtió en el propietario de este establecimiento en 1973. “Con muchos problemas salimos adelante y se compró aquí, en esa fecha y hasta la fecha es la que tenemos”.

Él fue perfeccionando recetas por ejemplo el pastel, el producto más representativo de esta panadería.

Una historia más de un inmigrante que logro progresar en la ciudad sin embargo, él tiene sentimientos encontrados. “Cómo no voy a querer este pueblo si así como he gozado he llorado”.

Salir adelante no solamente demanda mucho trabajo también en ocasiones exige sacrificios y en Ciudad Juárez estos, cuestan caro.

“Que cree que me dijo écheme la bendición. Pero, ¿por qué si nunca me la pides mijo? No pero ahora échemela y échemela pues que le diré no volví a ver a mijo”. Fue cuando la violencia se desató aquí en Ciudad Juárez hace algunos años.

“Pues son los casos más duros en la vida. Fuimos presos también de todas esas malas experiencias”.

Esta familia no se dejó vencer y continuó haciendo su arte, la panadería es una forma de expresión cultural e incluso religiosa en muchas comunidades. Ellos están agradecidos de ser parte del engranaje social y de seguir llevando el pan a la mesa de los fronterizos.

“Pero gracias a Dios y a la oración podemos permanecer, o sea Dios triunfó sobre el mal. Como no voy a querer a mi Juárez ahora sí que la llevo cuando me vaya pues siempre aunque sea al sepulcro”.

VIDEO: VIRGEN QUE LLORA: FAMILIAS HABLAN DE SUS “MILAGROS”

LEE: NIÑA DE 4 AÑOS CON LEUCEMIA SALE ADELANTE VENDIENDO SUS PASTELES

VIDEO: CON MESA Y COMIDA SORPRENDEN A GENTE SIN HOGAR







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui