7 razones para no sobreproteger a tus hijos
Thinkstock
7 razones para no sobreproteger a tus hijos
Thinkstock

7 razones para no sobreproteger a tus hijos

Porque proteger y sobreproteger son cosas completamente distintas.

(NOTICIAS YA).-Todo padre quiere defender a sus hijos, pero cuando la protección se convierte en sobreprotección su desarrollo podría estropearse.

Cuando los padres atraviesan esa delgada línea, sin saberlo, empiezan a perjudicar a los niños.

Porque proteger y sobreproteger son cosas completamente distintas.

De acuerdo con el sitio web Madres Hoy, proteger es procurar que los hijos tengan cubiertas sus necesidades físicas y emocionales. Por otra parte, sobreproteger es solucionar sus problemas, tomar sus decisiones por ellos, anticiparse a cualquier necesidad que pueda tener y afrontar sus errores.

Seguramente tienes las mejores intenciones del mundo y terminas sobreprotegiéndolos, quizá sin darte cuenta.

Citando a la fuente, estas son 7 razones para no sobreproteger a tus hijos: 

  1. Incapaces de resolver problemas. Si resuelves siempre sus problemas, aumenta la dependencia, baja autoestima y confianza en ellos mismos.
  2. Problemas de adaptación. El niño podría experimentar problemas de conducta, como agresión. Al no querer afrontar situaciones nuevas o difíciles a las que necesite adaptarse, podría tener dificultades para gestionar sus emociones.
  3. No asumen las consecuencias de sus actos. Tienden a culpar a otros de sus errores y fracasos. La sobreprotección no les ha permitido asumir las consecuencias de sus actos en la mayor parte de su vida.
  4. Son tímidos y se vuelven vulnerables. Un niño sobreprotegido preferirá no tener opiniones propias, lo que lo hace vulnerable y completamente dependientes.
  5. Niños inseguros. Les costará tomar decisiones y preferirán que otras personas lo hagan por ellos.
  6. Baja autoestima y dependencia emocional. Si la autoestima no se trabajó durante la infancia, puede ser muy difícil desarrollarla. Dependerán de otras personas para valorarse y que decidan por ellos.
  7. Ansiedad y depresión en la adolescencia. Llega la adolescencia y con ella las inseguridades de esa difícil etapa que tendrá que empezar a enfrentar solo.

Es cierto que “los hijos no vienen con un instructivo”, como dicen por ahí pero, si necesitas ayuda profesional como guía, no dudes en consultar a un especialista.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui