escribir
Pixabay
escribir
Pixabay

Niña que escribió ensayo sobre armas muere por bala perdida

Sandra Parks recibió un disparo fatal luego de que se registrara un tiroteo a fuera de su casa

(NOTICIAS YA).- Una niña de 13 años de Milwaukee murió a causa de una bala perdida luego de escribir un ensayo ganador sobre la violencia de las armas.

El pasado lunes, Sandra Parks recibió un disparo fatal luego de que se registrara un tiroteo a fuera de su casa, una de las balas entró a su habitación y se incrusto en su pecho.

Dos años antes, cuando cursaba el sexto grado, la niña escribió un ensayo en el que describió que “los chicos pequeños son víctimas de una violencia de armas sin sentido” y “existe demasiado crimen de negro sobre negro”.

El escrito la hizo obtener el tercer lugar en el concurso de redacción Martin Luther King 2016, en el conmovedor mensaje pidió más empatía y menos negatividad, enfatizando sobre la importancia de que los niños reciban una educación para transformar el mundo en algo mejor.

LEE: Más de 8 mil niños llegan a urgencias por lesiones con armas de fuego

En ese entonces, Sandra explicó que decidió escribir sobre la violencia porque seguido escuchaba noticias sobre alguien muriendo en tiroteos y le parecía que nadie se detenía a pensar que las víctimas son padres, hijos, hermanos o nietos.

Vickie Brown-Gurley, directora de Sandra cuando cursaba la primaria, la recordó como una alumna con mucha seguridad y un gran sentido del humor.

Por su parte, un vocero del distrito escolar informó que en los dos últimos años han muerto 12 alumnos de las escuelas públicas de Milwaukee en tiroteos; Sandra es la sexta.

La noche del lunes pasado, Sandra fue baleada mientras estaba en su habitación. De manera increíble, ella se levantó y fue hasta la sala de su casa para alertar a su madre, entonces se desplomó.

LEE: Compañía regalará armas de fuego a sus empleados esta Navidad

“Ella dijo: ‘Mamá, me dispararon’ y luego dijo ‘llama a la policía’”, dijo Bernice Parks, la madre de Sandra.

Lamentablemente, la niña murió desangrada en su casa, a pesar de los esfuerzos de policías y bomberos que atendieron a la llamada de emergencia.

“La miré. No lloró. No estaba gritando. Estaba tan tranquila. No merecía salir del mundo así. No lo hizo”, dijo Bernice.

Tras investigar la escena del crimen, la policía recuperó seis casquillos y detuvo a dos hombres, que ahora enfrentan cargos por la muerte de la niña.

LEE: 4 cosas más letales que las armas, tiburones y accidentes de auto

Los acusados ​​son Isaac Barnes, de 26 años, y Untrell Oden, de 27. Los fiscales dicen que Barnes fue el pistolero en este caso, y Oden lo ayudó a esconder sus armas, según detalla Fox News.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui