“El Chupeta” narra cómo se hundió uno de los barcos de “El Chapo”
El Chapo trial week 3: Plastic surgeries, bricks of cocaine and an ominous prison serenade.
“El Chupeta” narra cómo se hundió uno de los barcos de “El Chapo”
El Chapo trial week 3: Plastic surgeries, bricks of cocaine and an ominous prison serenade.

“El Chupeta” narra cómo se hundió uno de los barcos de “El Chapo”

El narcotraficante colombiano aceptó apoyar a las autoridades norteamericanas para reducir su condena

(NOTICIAS YA).-  Con un rostro drásticamente cambiado con cirugías plásticas, el colombiano Juan Carlos Ramírez Abadía “Chupeta” aceptó ayudar a las autoridades norteamericanas para testificar contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán y lo primero que contó fue que se hundió uno de los primeros barcos con droga que intercambiaron entre México y Colombia.

El Chupeta aseguró que los cargamentos que enviaba El Chapo eran de cocaína que se movía desde Colombia hasta pistas mexicanas en Sinaloa, Durango, Nayarit y Sonora con destino final a Los Ángeles, en el estado de California. El colombiano se reunió en 10 ocasiones con Joaquín Guzmán a quien elogió la agilidad, eficacia y rapidez del cártel de Sinaloa. El tenor de sus declaraciones era extraña e inusual, pues más que una acusación eran elogios que solo reforzaban la acusación que evalúa el juzgado de Nueva York sobre un supuesto tráfico de 150 toneladas de droga.

“Soy mucho más rápido, pruébame, te vas a dar cuenta y tu cocaína, tus aviones tus pilotos van a estar seguros porque mis arreglos son muy buenos”, le dijo Chupeta al Chapo.

Ramírez Abadía tiene 55 años, fue frío pero detallado en sus declaraciones ante la corte en Brooklyn. Aseguró que su sociedad con Guzmán Loera fue de distribuidor de cocaína.

LEE: ¿Qué pasaba cuando el Chapo decía “fiesta”?

Juan Carlos Ramírez Abadía fue líder del narcotráfico en Colombia, operó en Norte del Valle hasta 2007 cuando fue detenido en Sao Paulo, Brasil y extraditado a Estados Unidos para hacerle frente a los cargos de traslado de casi media tonelada de cocaína en un periodo de 1989 a 2007, un lapso en el que dio muerte a 150 personas de acuerdo a lo confesado por el colombiano.

Para evadir a la justicia, Ramírez Abadía se practicó hasta 4 cirugías plásticas en el rostro cambiando el aspecto de la mandíbula, pómulos, ojos, orejas y nariz; pagó sobornos en Estados Unidos para que se borraran sus antecedentes pero eso no lo salvó de ser condenado a 30 años en prisión y que le hayan incautado bienes por un millón de dólares.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui