iglesia foto de archivo
Foto: Pixbay/MGN
iglesia foto de archivo
Foto: Pixbay/MGN

Salvan la vida de 16 niños escondiéndolos en cisterna durante tiroteo

Cuando el tiroteo inició los niños estaban asistiendo a sus clases de catecismo

(NOTICIAS YA).- Un sacerdote y un trabajador se encargaron de salvar la vida de 16 niños en México durante un tiroteo que desataron policías comunitarios al ingresar a su comunidad, justo cuando los niños estaban en sus clases de catecismo.

Los niños, todos menores de 12 años, permanecieron encerrados en la cisterna por 19 horas, desde la una de la tarde del 11 de noviembre hasta las 8 de la mañana del siguiente día, detrás de la iglesia de su pueblo, en Guerrero.

Cuando el tiroteo inició los niños estaban asistiendo a sus clases de catecismo.

El trabajador del Hospital Básico Comunitario y el cura de la iglesia de Filo de Caballos, comunidad en la que irrumpieron los policías comunitarios, impidieron que los niños salieran corriendo cuando escucharon los disparos para evitar que fueran impactados por una bala.

LEE: Suspenden clases ante la ola de violencia que afecta a México

A un mes del tiroteo, el trabajador del hospital ha decidido contar el terror que vivieron durante esos días en Filo de Caballos, detalla SinEmbargo. El hombre no habló antes por temor a que el cura de la iglesia sufriera represalias, pero se enteró que ya logró salir del pueblo.

“Nos van a matar, nos van a matar”, gritaban los niños ese día, fue ahí cuando decidieron meterlos a la cisterna.

El trabajador destaca que los policías comunitarios no respetaron ni siquiera la iglesia, en la que ahora se pueden ver varios impactos de bala en las torres. Escuchar los impactos directos fue lo que les dio más miedo, asegura.

“Estaban todos entumidos, unos decían que tenían hambre pero qué les dábamos de comer, otros pedían ir al baño y se hacían ahí mismo, fue de verdad triste”, relató el hombre sobre las horas que pasaron dentro de la cisterna.

LEE: Después de 27 años, famoso periódico en México se retira ante la violencia

El hombre dijo que al día siguiente cuando los sacaron, él ya no regresó a su casa, “me traje a los niños caminando por el cerro pero gracias a Dios no nos pasó nada, imagínese eran muchísimas balas las que estaban disparando, si los hubiéramos dejado salir los matan”.

El trabajador señaló que hay complicidad por parte de policías y militares con los civiles armados que los sacaron de su pueblo, luego de verlos juntos cuando ingresaron a su comunidad.

Los 16 niños ahora forman parte de los desplazados que se encuentran en el auditorio municipal de Chichihualco.

Los padres de familia que permanecen refugiados en el auditorio de Chichihualco han reclamado a las autoridades educativas y del gobierno de Guerrero que intervengan en el problema de seguridad, pues sus hijos llevan semanas sin poder asistir a la escuela o recibir atención médica.

LEE: Tarahumara huye de la violencia; pide asilo en El Paso

De acuerdo a SinEmbargo, en total son 150 niños y jóvenes los que no asisten a la escuela por las balaceras que se registran en sus comunidades.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui