Le recetaron crema para disfunción eréctil en lugar de ungüento de ojos
Handout vía CNN.
Le recetaron crema para disfunción eréctil en lugar de ungüento de ojos
Handout vía CNN.

Le recetaron crema para disfunción eréctil en lugar de ungüento de ojos

Su médico cometió un error y terminó con una lesión química en los ojos.

(NOTICIAS YA).-Una mujer del Reino Unido buscaba tratamiento para una afección ocular y le prescribieron, por error, una crema para la disfunción eréctil en lugar del ungüento para los ojos.

Su médico cometió un error en la receta y terminó con una lesión química en los ojos.

De acuerdo con el informe en la revista BMJ Case Reports, se prescribió y dispensó la crema para la disfunción eréctil, Vitaros, en lugar del ungüento para los ojos, VitA-POS.

Según la publicación de CNN, inmediatamente después de usar la crema, la paciente experimentó malestar y visión borrosa; así como enrojecimiento e hinchazón de los párpados. 

El empaquetado de las cremas Vitaros y VitA-POS varía, pero sus nombres similares dificultan la diferenciación para los usuarios primerizos, según informó la Dra. Magdalena Edington y sus colegas del Instituto de Oftalmología de Glasgow.

Los errores de prescripción son comunes y afectan una de cada 20 recetas en Inglaterra, según un estudio de 2012.

Los medicamentos con nombres similares o en envases similares aumentan este riesgo.

Además no es inusual que nadie, entre farmacéuticos y el paciente, cuestionen la prescripción del médico, añaden.

Los autores “creen que este es un tema importante que se debe informar para mejorar la concientización y promover las habilidades de prescripción segura”.

Colin Vize, oftalmólogo y presidente del grupo de calidad y seguridad del Colegio Real de Oftalmólogos, dijo que Vitaros promueve el flujo de sangre a otras áreas del cuerpo: “Si aplica el mismo agente al área alrededor del ojo, se llevará a cabo una acción similar”, dijo.

Después de usar el ungüento equivocado, la mujer recibió una inyección conjuntival (para vasos sanguíneos agrandados), fue tratada con esteroides, antibióticos, gotas oculares y lubricantes para la lesión química en los ojos.

Aunque la lesión se curó después de unos días, la paciente siguió con erosiones corneales recurrentes y recibió tratamientos de seguimiento.

Los autores “quisieran aumentar la conciencia de que existen medicamentos con ortografías similares”. También desean alentar que las recetas escritas a mano “se impriman en mayúsculas (incluido el guión con VitA-POS) para evitar escenarios similares en el futuro”.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui