Betsy, la mujer cubana que vivía en las calles, ya tiene nuevo hogar
Betsy, la mujer cubana que vivía en las calles, ya tiene nuevo hogar

Betsy, la mujer cubana que vivía en las calles, ya tiene nuevo hogar

Eugenia Mugarra, decidió abrirle las puertas de su casa

(NOTICIAS YA).- Para Betsy Ferro y sus cuatro perritos, desde hace un mes las calles de Clearwater, Florida, se habían convertido en un “hogar”.  Pero sin un techo en  donde dormir, luchar contra las enfermedades y el frío de esta temporada la está prácticamente matando, según dijo a Noticias Ya

Sin embargo, gracias a la solidaridad de muchos de la comunidad que supieron sobre su historia, ahora Betsy podrá tener un techo en donde dormir.

La odisea de Betsy, quien es originaria de Cuba, comenzó hace semanas, cuando después de varios infartos, no pudo pagar la renta de su apartamento y ahora, a sus 76 años, terminó sola, nada más con sus mascotas y en la calle.

Fueron muchas las llamadas que fueron recibidas de personas dispuestas a darle una mano, quien estaba viviendo en la calle Cleveland de Clearwater con sus perritos. Para ella y sus mascotas llegó el dia mas esperado, el de abandonar la calle.

LEE: Hispana vive en las calles y no la aceptan en albergues de Florida

“Contenta me parece un sueño porque nada me sale bien a mi, gracias no pense que fuera tan rápido, tenía meido que nadie me ayudara, tenia miedo”, dijo Betsy a Noticias Ya.

Y es que una buena samaritana del área de la bahía de Tampa, Eugenia Mugarra, decidió abrirle las puertas de su casa.

LEE: Cubano de 67 años vive solo y en un viejo vehículo en calles de Tampa

“Yo si puedo recoger a la señora, yo tengo un patio para los perritos, yo no tengo mucho dinero pero lo poco que tengo lo voy a compartir con ella”, dijo Mugarra  Noticias Ya. “Tengo una habitación para ella, yo creo que va a ser posible que todo va a salir bien para poder ayudar a esta persona que continue teniendo un hogar”.

LEE: Ponen clavos debajo de puentes para que indigentes no duerman en la zona

Despues de 36 largos dias de frío, hambre y necesidad, Besty pudo recoger sus pertenencias y abandonar una acera que se había converitdo en su refugio. Ahora en su rostro hay la esperanza de dejar atrás lo que ella consideró su peor pesadilla.

“En todos estos 17 años del problema, yo no había encontrado a alguien bueno así”, dijo Betsy.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui