¿Por qué no se congelan las patas de las aves en el frío?
Pixabay
¿Por qué no se congelan las patas de las aves en el frío?
Pixabay

¿Por qué no se congelan las patas de las aves en el frío?

Incluso los inviernos más fríos no son un gran problema para la mayoría de las aves.

(NOTICIAS YA).-Ni los inviernos más fríos son un problema para la mayoría de las aves, dicen especialistas.

Pero, ¿por qué no se congelan las patas de las aves en el frío?

De acuerdo al sitio web MNN, sus patas están ingeniosamente diseñadas para que ya estén frías; y tienen varias herramientas más para mantenerse en baja temperaturas. 

Chantal Theijn, fundadora de Hobbitstee Wildlife Refuge en Canadá explica que esto es gracias a una red de arterias, llamada rete mirabile o “red maravillosa”.

El corazón de un ave está conectado a sus patas de tal manera que para cuando la pequeña cantidad de sangre llegue allí, se enfríe. Y cuando la sangre vuelve a subir, hace calor, agregó.

Este sistema de intercambio de calor garantiza que la sangre caliente permanezca cerca del corazón del ave, mientras que el frío gotea hasta los dedos de los pies.

De esta manera el ave no experimenta ninguna pérdida de calor.

Además, en par de ajustes biológicos hacen que este sistema sea aún más eficiente:

  • Por un lado, las arterias de los pájaros se esconden profundamente en sus cuerpos durante el invierno, dejándolos menos expuestos a los elementos.
  • Y luego están, por supuesto, las plumas del ave: ningún músculo en la parte inferior de las piernas y los pies. Eso significa que apenas necesitan más que un golpeteo de sangre para hacer lo que necesitan hacer.
  • También usan todo su cuerpo emplumado como un guante, explicando por qué a menudo los verás encogidos en el suelo, manteniendo esas pequeñas extremidades resguardadas.

Pero, allí es donde los humanos pueden causar un problema.

“Si hay gansos de Canadá sentados con los pies encogidos y la gente los obliga a moverse, entonces también pueden sufrir la congelación de esa manera”, explica Theijn.

Otra forma desafortunada en que los humanos pueden arruinar las defensas naturales del frío de un avelos derrames químicos.

“La mayoría de las aves acuáticas no saben nadar. Flotan”, dice la experta. “Si sus plumas no fueran impermeables, perderían su capacidad de flotar y se hundirían como un ladrillo.”

“Es por eso que el petróleo es un problema tan grande. No solo es tóxico, sino que también afecta la impermeabilización de sus plumas. Y hace que se mojen y se hundan esencialmente”.

Pero, a pesar de todas esas frías pruebas que logran pasar, ningún ave sobrevive a las heladas profundidades de un lago.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui