El Muro
NoticiasYa
El Muro
NoticiasYa

El Muro: ¿La frontera atraviesa un estado de emergencia?

El muro fronterizo, es la figura protagonista de la política migratoria del presidente Trump

(NOTICIAS YA).- El muro fronterizo, es la figura protagonista de la política migratoria del presidente Trump. Mientras asegura que es necesario para bloquear una invasión de drogas y criminales, sus opositores consideran el concepto del muro, como un símbolo de racismo y hostilidad hacia los inmigrantes y los hispanos.

Quienes viven en la frontera, saben que las comunidades, no atraviesan un estado de emergencia. Pero nadie lo sabe mejor, que aquellos que viven a pasos de la línea que divide los dos países.

Por más de 30 años, Juan Barrera ha vivido en la zona de La Posada al sur de Brownsville.  Prácticamente un asiento en primera fila, para presenciar el cruce ilegal de inmigrantes a Estados Unidos.

Solo unas millas de monte, separan la casa de Juan y el Río Grande. “Se pasaban casi diario. Unos diez, quince personas, ya sea con niños o sin niños. Ahí cruzaba bastante gente, ya sea personas, familias a veces”.

Pero contrario a lo que el presidente citó para declarar una emergencia nacional, esta zona de acuerdo a Barrera, nunca ha sido escenario de crimen o violencia, a manos de estos inmigrantes.

“Bastante seguro, bastante seguro. Así que puedes dejar cosas aquí afuera y nadie te agarra nada. Así en la noche o puede ser a media noche y nadie te agarra nada.  Nadie lo he visto que se estrese o tenga ese problema con las personas esas. De vez en cuando si te veían afuera te pedían agua, te pedían un taco, pero hasta cierto punto nomas.  Pero nunca se brincaban la cerca o se pasaban a decirte esto lo otro, no”.

Pero la situación hoy no es la misma. Hace diez años, la zona experimentó un cambio que redujo estos incidentes drásticamente incluyendo, la construcción de una barrera.

Hace diez años, con el fin de combatir los cruces ilegales de inmigrantes, se construyó una reja en la zona de La Posada al sur de Brownsville.

Juan Barrera ha vivido en esta área por más de 30 años. Ver el cruce de inmigrantes indocumentados era parte de su vida diaria, pero desde la llegada de esta estructura, dice que su vecindario ha cambiado.

“Pues sí, francamente si se ha visto bastante. Pero en realidad no es al grado de que ya hayan parado completamente. Pero aquí ya no se mira nada. Aquí ya no se mira gran cosa”.

De ver 10, 15 incidentes a diario,  hoy dice presenciar uno cada dos a tres semanas. Pero según Juan, esta reducción contundente de cruces, no coincide solamente con la llegada de la barrera. También con un notable incremento de patrullaje por tierra y aire.

“Aquí anda la migración cada rato y dan vueltas aquí. Esta cuadra y la otra y la otra y andan como tres cuatro patrullas. Cada rato pasan aquí y aquí está a dos cuadras y pasan por el canal de aquí luego luego y ya no ha habido tanta gente que pase como antes”.

Aunque la patrulla fronteriza siempre recorrió su vecindario. “Se iban más de los que detenían. Siempre se fueron más de los que detenían. Todo el tiempo fue lo mismo”.

Su presencia continua y en mayores números, ha cambiado la realidad. “se acabó la gente luego luego, ya no ha habido problema”.

El señor no está a favor o en contra del muro. Como muchos, prefiere mantenerse al margen de la discusión política.  Lo cierto, es que en su experiencia, la barrera que actualmente resguarda su vecindario, no es el origen principal, de la tranquilidad que vive. “Con nadie se meten aquí para nada. Desde siempre nunca se han metido con nadie. Todo mundo vive muy en paz aquí”.

Barrera dice estar consciente de que no todos en su área piensan igual que él. Sin embargo, enfatiza que ser respetuosos de la opinión de otros, también es parte del ser buenos vecinos.

Y eso es quizá la clave para que esta siga siendo una comunidad segura y en armonía con o sin muros.

Victor Acosta

 

 

 







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui