CHRISTCHURCH
(FOTO: Fiona Goodall/Getty Images)
CHRISTCHURCH
(FOTO: Fiona Goodall/Getty Images)

VIDEO: Anciano hace largo viaje para asistir a marcha contra el racismo

John Sato, veterano de la II Guerra Mundial, hizo un increíble esfuerzo solo para demostrar su rechazo a los recientes ataques de odio en Nueva Zelanda

(NOTICIAS YA).- Un veterano de la Segunda Guerra Mundial de 95 años dijo que estaba tan triste por los recientes ataques a dos mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda, que tomó cuatro autobuses para asistir a una marcha de solidaridad contra el racismo en Auckland.

John Sato le dijo a Radio New Zealand que no podía dormir la noche después de los ataques terroristas del 15 de marzo, los cuales dejaron 50 muertos.

“Me quedé despierto casi toda la noche. No he dormido muy bien desde entonces. Pienso que es muy triste. Puedes sentir el sufrimiento de otras personas”, expresó Sato.

LEE: 50 muertos en tiroteos en mezquitas de Nueva Zelanda

Por ello, decidió llegar a la movilización del domingo de cualquier forma posible desde su casa en el suburbio de Howick, en Auckland.

Una vez allí, se apoyó en los brazos de un oficial de policía y otro hombre. La escena fue capturada por Alexa Unrein, quien también asistió a la marcha.

“Tuvimos la suerte de presenciar la escena. No sabía quién era el anciano en ese momento, pero fue tan hermoso verlo allí y cómo todos trataron de ayudarlo a ser parte de algo que parecía ser muy importante para él”, dijo Unrein a CNN.

LEE: A una semana Nueva Zelanda honra víctimas con cadena humana

Sato, de madre escocesa y padre japonés, admitió estar fuera de contacto con el mundo moderno, pero asegura que los ataques en Christchurch lo impulsaron a mostrar solidaridad con la comunidad musulmana y oponerse al racismo.

“Creo que es una tragedia, sin embargo, tiene otro lado. Ha reunido a la gente sin importar su raza. De repente, la gente se dio cuenta de que todos somos uno. Nos cuidamos los unos a los otros”, consideró.

LEE: ‘Egg Boy’ donará más de 40 mil dólares a víctimas de Nueva Zelanda

Después de hacer presencia en una vigilia en una mezquita de Pakuranga, no lejos de donde vive, Sato decidió tomar más autobuses para llegar al centro de la ciudad y unirse al gran movimiento.

Pakuranga está a unos 15 minutos de Howick en autobús. De allí a la plaza Aotea, donde tuvo lugar la movilización, se tarda entre 45 y 50 minutos en autobús, dependiendo de la ruta.

Allí fue ayudado por policías y extraños que quedaron sorprendidos al verlo marchar, mientras que otros que caminaron a su lado fueron impresionados por su increíble estado de ánimo.

*Con información de CNN







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui