¿Por qué no puedes comerte solo una galleta o una papa frita?
Foto: Pixabay
¿Por qué no puedes comerte solo una galleta o una papa frita?
Foto: Pixabay

¿Por qué no puedes comerte solo una galleta o una papa frita?

La respuesta a esto puede estar en tu cerebro cavernícola, aseguran los científicos. 

(NOTICIAS YA).-¿Por qué no puedes comerte solo una galleta o una papa frita? La respuesta a esto puede estar en tu cerebro cavernícola, aseguran los científicos.

¿Has mirado fijamente un paquete vacío de galletas que acabas de devorar?

Es tu cerebro que está programado para comerse esa galleta y las próximas 10.  De acuerdo con la publicación de CNN, se trata de una respuesta automática, como cuando huyes de un ruido fuerte.

Pero resistirse a las galletas, u otros antojos, no tiene que ser una lucha cuerpo a cuerpo entre la voluntad y el antojo. Puedes hacer que la misma ciencia que usan los fabricantes de alimentos para hacer comidas chatarra biológicamente irresistibles funcione a tu favor.

LEE: Exceso de comida chatarra puede exponerte a varios tipos de cáncer

¿Por qué no me antojo de zanahorias? Nuestros ancestros cavernícolas necesitaban el azúcar, la sal y las grasas para sobrevivir, por lo que evolucionaron para tener antojos de este tipo.

Pero, como esos alimentos eran escasos, nuestros ancestros no necesitaban mucha voluntad.

Esa región del cerebro que regula la voluntad es más joven en términos evolutivos y es más fácilmente anulada por la región más primitiva de los antojos.

Pero en los últimos 200 años, comenzamos a producir alimentos que no son nada más que azúcar, sal y grasa. Nuestro ambiente cambió, pero nuestros cerebros y nuestros cuerpos no pudieron adaptarse al embate repentino de la comida chatarra altamente adictiva. 

VIDEO: Así se ven las mismas calorías en comida sana y en comida chatarra

Las comidas chatarra activan específicamente la “zona de recompensa” en nuestro cerebro, la misma área en la que actúan las drogas y el alcohol. Cada vez que comes azúcar, tu cerebro libera dopamina (la hormona de la felicidad) y eso se siente bien.

De hecho, los fabricantes de alimentos gastan millones para encontrar el punto de la dicha para cada comida: esa relación irresistible entre azúcar, sal y grasa.

Estos alimentos evitan nuestros mecanismos normales de satisfacción, por lo que podríamos comerlos todo el día y no sentir saciedad. Con el tiempo, el cuerpo se torna menos sensible a esos alimentos, por lo que uno debe comer más para conseguir la misma carga de dopamina y sentir la abstinencia si uno no lo consigue.

Es como una droga sintética en un paquete fácil de abrir.

LEE: Dietas altas y bajas en carbohidratos podrían poner tu vida en peligro

1. Tenemos que detener la lucha cuerpo a cuerpo entre los antojos y la voluntad. No comiences intentando resistirse a la galleta por completo. Para resolver los antojos dulces, primero reduce los azúcares ocultos en tu dieta, y con el tiempo, te volverás más sensible a lo dulce (y lo necesitarás menos). Desafortunadamente, por las leyes de etiquetado de los alimentos, algunos jugos etiquetados “sin azúcares agregados” tienen más azúcar que una lata de gaseosas.

¿Cómo te das cuenta? Sigue esta regla de los 5: lee los primeros 5 elementos en la lista de ingredientes buscando uno de los varios tipos de azúcares (hay más de 60 nombres posibles). Cualquier cosa que termine en “osa”, (azúcar, cristales) “de caña”, (jarabe, endulzante) “de maíz”, jarabe de arroz, miel y otros.

Si no pasa la “regla de los 5” es un postre y deberías buscar una alternativa.

LEE: Esto es lo que pasa en tu cuerpo después de seguir una dieta vegana

2. Dale la bienvenida a nuevos sabores.

La mayoría de los alimentos procesados se basan en el azúcar y la sal. Pero nos olvidamos de los otros tres grandes sabores: agrio, amargo y umami.

3. Mantén el control de las porciones cuando se trate de alimentos con un alto “punto de felicidad”.

No dejamos de comer este tipo de alimentos cuando estamos llenos, dejamos de comerlos cuando se acaba lo que está frente a nosotros. Concluyen especialistas que lo mejor es separar una porción preestablecida del postre o antojo, así comerás menos que si tuvieras un paquete entero.

FOTO: Californiano baja 88 kilos sin dejar de consumir comida chatarra







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui