Vacunas de sarampión
Photo by Joe Raedle/Getty Images
Vacunas de sarampión
Photo by Joe Raedle/Getty Images

Saber distinguir estas enfermedades podría salvar la vida de tus hijos

(NOTICIAS YA).-

Con los avances de la medicina, actualmente muchas enfermedades son fácilmente prevenibles con vacunas; sin embargo en los últimos años el crecimiento del movimiento “antivacunas” ha traído de regreso algunas de estos padecimientos que se habían erradicado o hecho poco comunes. Es por es que aprender a distinguir entre ciertas enfermedades virales, podría salvar tu vida o la de tus hijos.

LEE: Sarampión alcanzó segundo pico más alto en EE.UU. desde que se eliminó

El sarampión, la varicela y la viruela son enfermedades provocadas por diferentes virus y todas ellas se pueden prevenir con vacunas. A pesar de que éstas comparten síntomas similares, hay algunas variaciones importantes entre ellas. La viruela, por ejemplo, es una enfermedad que se considera erradicada, por lo que es muy poco probable que puedas contraerla de forma natural. Por otro lado el sarampión y la varicela, son enfermedades más comunes.

A continuación te explicaremos más a fondo los síntomas, tratamientos y causas de estas enfermedades, pues aprender a distinguirlas a tiempo podría significar la diferencia entre algo fácilmente solucionado y una enfermedad con complicaciones severas que pueden causar la muerte.  

 

VARICELA

Esta es una enfermedad de rápida evolución provocada por el virus de la varicela zoster. Usualmente se presenta en niños menores de 14 años, pero podría atacar en cualquier momento de la vida de una persona. Este padecimiento es más común y se considera normal por muchos, pues aunque existe una vacuna, ésta no es 100% efectiva.

LEE: Hospitales de San Diego están en alerta por brote de sarampión

Los síntomas incluyen erupciones en la piel que causan mucha comezón, las cuales se convierten el ampollas y posteriormente en costras; fiebre, dolor de cabeza, fatiga y falta de apetito.

El tratamiento incluye antiviral en los casos en los que los pacientes tengan un sistema inmunológico débil; paracetamol o ibuprofeno para el dolor y la fiebre; y cremas y lociones que ayuden a calmar la picazón de la piel.

Esta enfermedad no suele causar problemas severos, sin embargo sí debe ser atendida por un médico para descartar cualquier otro padecimiento. Luego de haberla padecido el virus se queda en el cuerpo, por lo que no es posible tener una reincidencia en esta enfermedad.

 

SARAMPIÓN

El sarampión es una infección generalizada de la piel también provocada por un virus. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta enfermedad altamente contagiosa, es una de las principales causas de muerte en niños pequeños. El sarampión es considerado como un padecimiento muy grave, por lo que se sugiere fuertemente la vacunación.

Los síntomas incluyen erupciones en la piel que se extienden por todo el cuerpo provocando una ligera sensación de comezón, altas temperaturas, congestión nasal, tos, ojos llorosos y rojos, y pequeñas manchas blancas en el interior de la boca.

Actualmente no existe un tratamiento antiviral para atacar el sarampión, por lo que en caso de contagio el médico sólo recetará cuarentena, descanso y medicamentos para aliviar los síntomas. Además es necesario que esta enfermedad sea diagnosticada por un profesional, pues sus síntomas pueden confundirse con la fiebre por Zika.

LEE: México emite alerta de viaje para Estados Unidos por sarampión

Por el peligro que esta enfermedad puede representar, es importante que la población esté vacunada, pues los brotes de ésta pueden desatar una pandemia. La tasa de mortalidad por sarampión es del 30%, y en caso de infección las muertes por complicaciones son muy comunes en niños menores a 5 años y personas mayores a los 30.

VIRUELA

La viruela es la más grave de estas tres enfermedades y es provocada por el virus variólico o virus de la variola mayor. Se estima que en 3 de cada 10 casos, éste provocará la muerte del paciente. Sin embargo, afortunadamente se trata de una enfermedad erradicada, por lo que actualmente no es posible contagiarse de ella. Cualquier posible brote de esta enfermedad en la actualidad, podría deberse a un ataque bio-terrorista o algo similar.

Niño con viruela
Photo by Universal History Archive/Getty Images

Los síntomas al inicio pueden confundirse con los de un resfriado, e incluyen fiebre, fatiga extrema, dolor de cabeza, dolor corporal y finalmente erupciones en la piel que aparecen un mes después del inicio de la infección. Sin embargo a diferencia del sarampión y la varicela, es que éstas se convertían en pápulas, vesículas y pústulas hasta convertirse en costras.  

No existe un tratamiento conocido para la viruela y aunque se podría dar algo para aliviar los síntomas y reducir la comezón e irritación en la piel; la recuperación sería muy complicada y en muchos casos el paciente no sobrevive.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui