Vivió por 99 años con los órganos invertidos y nunca lo supo
Rose Marie Bentley, not long before she died and donated her body to science.
Vivió por 99 años con los órganos invertidos y nunca lo supo
Rose Marie Bentley, not long before she died and donated her body to science.

Vivió por 99 años con los órganos invertidos y nunca lo supo

Antes de morir donó su cuerpo a la ciencia y los hallazgos fueron sorprendentes.

(NOTICIAS YA).-Una mujer vivió por 99 años con los órganos invertidos y nunca lo supo.

De acuerdo con información de CNN, su nombre era Rose Marie Bentley y vivió con condición llamada situs inversus con levocardia, en la cual la mayoría de los órganos vitales se invierten, casi como un espejo dentro del cuerpo.
Murió por causas naturales, pero poco antes, donó su cuerpo a la ciencia.

Warren Nielsen, estudiante de medicina de 26 años, y cuatro de sus compañeros de clase prepararon un cadáver en el frío laboratorio de disección de la Oregon Health and Science University, en Portland, en marzo de 2018.

El cadáver asignado al equipo de Nielsen era una mujer de 99 años que había muerto por causas naturales.

Pero pronto descubrirían que Bentley era especial, tan especial que se merecía un lugar único en la literatura médica y en los libros de historia. Ella padecía una extraña condición, llamada situs inversus con levocardia, en la cual la mayoría de los órganos vitales se invierten. 

Su condición, junto con una serie de otras anormalidades extrañas pero maravillosas, la convirtieron en una especie de unicornio médico.

“Creo que las probabilidades de encontrar a otra persona como ella pueden ser tan remotas como una de cada 50 millones”, dijo el profesor asistente Cameron Walker, quien imparte la clase de Fundamentos de Anatomía Clínica en la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon.

LEE: Niño muere de una caída y salva la vida de 5 personas

Un cuerpo típico tiene una vena grande llamada vena cava que va por el lado derecho de la columna vertebral, curvándose debajo del hígado y vaciando sangre desoxigenada en el corazón.

La vena de Bentley estaba a la izquierda, y en lugar de terminar directamente en el corazón, lo cual es típico, “su vena continuó a través de su diafragma, a lo largo de las vértebras torácicas, hacia arriba y alrededor y sobre el arco aórtico y luego se vaciaba en el lado derecho de su corazón”, dijo Walker.

Esa no fue la única irregularidad que Walker y sus estudiantes encontraron en el cuerpo de Bentley.

Muchas venas que típicamente drenan el hígado y otras partes de la cavidad torácica faltaban o brotaban de un lugar inusual. Su pulmón derecho tenía solo dos lóbulos, en lugar de los tres estándares, mientras que la aurícula derecha de su corazón tenía el doble de tamaño normal.

“Y en lugar de tener un estómago a la izquierda, lo que es normal, su estómago estaba a la derecha”, dijo Walker.

“Su hígado, que normalmente ocurre predominantemente a la derecha, estaba predominantemente a la izquierda. Su bazo estaba en el lado derecho en lugar de a la izquierda. Y luego el resto de su tracto digestivo, el colon ascendente, también estaba invertido”.

LEE: Paciente de trasplante de cara revela su nuevo aspecto al mundo

Las mutaciones en situs inversus con levocardia ocurren temprano, explicó Walker, posiblemente entre los 30 y 45 días de embarazo. Nadie sabe por qué. Debido a los defectos cardíacos, solo entre el 5% y el 13% viven más allá de los 5 años, pero Bentley era una anomalía, uno de los pocos nacidos con la afección que no tenía defectos cardíacos, dijo Walker.

“Ese es casi seguramente el factor que más contribuyó a su larga vida”, dijo.

Rose Marie Phelps nació en 1918 en Waldport, una pequeña ciudad en la costa de Oregon. Fue la hija menor entre cuatro hermanos, “fue mimada”, dijo su hija Patti Helmig, quien a sus 78 años es la mayor de sus cinco hijos.

Rose Marie Bentley. Vivió 99 años sin darse cuenta de que su anatomía estaba al revés. Crédito: Courtesy Ginger Robbins Bentley.

“No teníamos ninguna razón para creer que hubiera algo así”, dijo Ginger Robbins de 76 años, la tercera hija de Bentley.

La única pista de que algo no podría estar bien llegó cuando le extirparon el apéndice a Bentley, dijo Louise Allee, de 66 años, la cuarta y la más joven de sus hijas.

LEE: Mamá dona recipiente donde su hijo guardaba $6,500

“El cirujano anotó que su apéndice no estaba en el lugar correcto cuando lo sacaron”, dijo Allee.

La decisión de convertirse en donante de cuerpos comenzó con Jim Bentley, el esposo de Rose Marie, pero ella también “pensó que era lo mejor”, recuerda Allee.

LEE: Nació sin órganos reproductivos y le crean unos con piel de pescado

En otro caso extraño, una joven brasileña nacida sin órganos reproductivos, se convirtió en la primera en el mundo en someterse a una cirugía reconstructiva que creó con éxito un nuevo conducto vaginal utilizando la piel de tilapia, en 2017.







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui