obesidad
(Adobe Stock)
obesidad
(Adobe Stock)

Burlarte del peso de tus hijos podría hacerlos engordar más

Este tipo de acoso también los alejaría de las actividades físicas y podría orillarlos a comer compulsivamente o darse atracones

(NOTICIAS YA).- El acoso y las burlas a los niños y jóvenes con sobrepeso tendrían un efecto negativo y los harían aumentar aún más de peso, entre otras consecuencias negativas.

De acuerdo con NPR, esos son los hallazgos de un estudio publicado el jueves en Pediatric Obesity y realizado por investigadores del Uniformed Services University of the Health Sciences de Bethesda, en colaboración con National Institutes of Health.

Burlarse de los niños por su peso está relacionado con sobrepeso y obesidad en la adultez, y entre más burlas y acosos reciban, las personas son propensas a subir más de peso.

Existe una idea de que molestar a alguien por su peso podría tener un efecto de motivación en los jóvenes. Este estudio demuestra que esto no solo es falso, sino también que las burlas pueden elevar el aumento de peso a lo largo de los años”, expresó Natasha Schvey, autora del estudio.

No solo los compañeros de escuela participan en este tipo de abuso, sino también padres, maestros y hasta profesionales de la salud.

LEE: El polvo de tu casa te está engordando: estudio

En el estudio participaron 110 niños y adolescentes con sobrepeso o cuyos padres tenían sobrepeso, un factor que los pone en riesgo de desarrollarlo, o tener obesidad, eventualmente. La investigación dio seguimiento a los menores por entre 8 y 15 años.

Entre aquellos con sobrepeso, el 62% reportó haber recibido burlas por ello al menos una vez. Aquellos que dijeron ser objeto de burlas constantes por su peso registraron un aumento de 33% en masa corporal, así como 91% más de grasa cada año en comparación con otros que no fueron molestados.

Otros estudios han demostrado que el estigma asociado al sobrepeso y obesidad tiene otros efectos negativos en la salud, como insatisfacción con el cuerpo, la cual a su vez puede resultar en prácticas como comer de forma compulsiva o atracones.

LEE: Desinfectantes domésticos están causando sobrepeso en los niños

Las burlas y acoso también obligan a liberar cortisol, una hormona del estrés, que estimula el apetito y aumenta el riesgo de depresión y ansiedad, además de que algunos niños podrían alejarse de las actividades físicas y deportivas por temor a recibir más burlas.

“En el mundo occidental, la práctica de avergonzar a alguien por su peso es muy común. Las personas de mayor tamaño reciben burlas en caricaturas, programas de televisión y comerciales”, dijo Stephen Pont, profesor de Pediatría en la escuela de medicina Dell de la Universidad de Texas.

En ocasiones la intención es positiva, pero cuando hablamos con nuestros pacientes, ellos dicen que los hace sentir mal”, añadió.

LEE: La obesidad y el cáncer amenazan a los ‘millennials’

Cabe destacar que la mayoría de escuelas públicas en Estados Unidos han implementado políticas contra el bullying, pero estas no contienen lenguaje que específicamente combata el acoso por cuestiones de peso.

 

VIDEO RELACIONADO:







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui