Adolescente abusada no murió por eutanasia; dejó de comer
(Pixabay)
Adolescente abusada no murió por eutanasia; dejó de comer
(Pixabay)

Adolescente abusada no murió por eutanasia; dejó de comer

La joven fue agredida sexualmente a los 11 y luego a los 14 años, y pidió morir tras no soportar más su sufrimiento psíquico

(NOTICIAS YA).- La adolescente holandesa que murió tras años de sufrir estrés postraumático por varios abusos sexuales y una brutal violación no fue sometida a eutanasia, según refiere una periodista en Twitter.

La periodista Naomi O’Leary afirma que Noa Pothoven, de 17 años, no recibió eutanasia legal o por parte del gobierno, porque a pesar de sus peticiones fue rechazada.

Sin embargo, la historia de Noa se vio alterada tras las primeras traducciones para artículos en inglés, que de alguna manera interpretaron que murió por eutanasia, algo que en realidad no fue así.

O’Leary destaca que contacto al periodista holandés que publicó primero la historia y confirmó que la adolescente había estado gravemente enferma de anorexia y otras condiciones por algún tiempo, buscó la eutanasia sin avisar a sus padres, pero se la rechazaron.

Durante sus últimos meses, Noa intentó desesperadamente quitarse la vida y su familia tratamientos que pudieran ayudarla, pero no lograron nada.

FOTO: Joven recibe eutanasia tras ser quemado con ácido por su novia

Fue a principios de junio cuando la joven dejó de comer e ingerir líquidos, y tanto sus padres como su médico decidieron no obligarla. Eso la llevó a cuidados paliativos y finalmente a su muerte, que se registró el pasado domingo.

Noa Pothoven, de 17 años, murió este domingo en su casa en Arnhem, luego de pedir la eutanasia porque ya no aguantaba más su sufrimiento.

“Seré directa: en plazo de diez días habré muerto. Estoy exhausta tras años de lucha y he dejado de comer y beber. Después de muchas discusiones y análisis de mi situación, se ha decidido dejarme ir porque mi dolor es insoportable”, fue el mensaje que la joven dejó en su cuenta de Instagram hace una semana.

Ella no dio una fecha exacta para su muerte, pero medios locales e internacionales destacan que falleció este domingo.

Noa deseaba dejar de sentir dolor, ella aseguraba que desde hace mucho tiempo no vivía, sino que apenas sobrevivía “y ni siquiera eso”.

De acuerdo con El País, aprovechó sus últimos días para despedirse de su familia y sus amigos.

La primera ocasión en que Noa fue agredida sexualmente apenas tenía 11 años y fue en una fiesta escolar. Un año después volvió a pasar, en esa ocasión en una fiesta de adolescente.

Cuando Noa cumplió 14 años fue violada brutalmente por dos hombres en un callejón de su ciudad. Ella lo calló, no se lo dijo a nadie ni levantó una denuncia.

Cuando Noa decidió denunciar la violación fue demasiado fuerte para ella revivir todo, según contó su madre Lissette. Desde entonces, la joven cayó en depresión y tuvo anorexia, enfermedad que le llevó a entrar y salir de hospitales.

VIDEO: Joven pide eutanasia tras luchar con misteriosa enfermedad

Noa fue internada a la fuerza en una institución luego de que jueces comprobaran su estado emocional. En ese lugar la inmovilizaron y aislaron para que no intentara lesionarse.

Sin embargo, al salir del centro su salud empeoró por la anorexia y tuvo que esperar seis meses para ser admitida en una clínica de desórdenes alimenticios, entonces su familia denuncia la falta de lugares apropiados para casos como los de Noa.

El caso de la joven llegó a los medios nacionales y luego escribió el libro “Ganar o aprender”, contando su historia.

A pesar de las peticiones de Noa y de sus intentos de suicidio, su dolor psíquico fue difícil de reconocer.

La eutanasia es legal en Holanda desde el 2002 y desde los 12 años se puede solicitar, en caso de enfermedades incurables y padecimientos insufribles, con el permiso de los padres. Pero, desde los 16 la pueden solicitar por su cuenta.

LEE: Legalmente, médicos se pueden oponer a eutanasia y aborto

Hace unos meses, Noa decidió contactarse con la Clínica para Morir, un centro privado que practica la eutanasia y al que particularmente recurren personas con sufrimiento psíquico, que es el más difícil de evaluar.

Para practicar la eutanasia respaldada por la ley, el médico debe asegurarse de que el sufrimiento del paciente es insoportable, que la muerte asistida se está pidiendo de forma consiente y repetida, y debe ser acompañado por un colega. En caso de no cumplir con todos los señalamientos, la pena considera hasta 12 años en prisión.

VIDEO RELACIONADO: 







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui