Se declara culpable de provocar tratamientos y cirugías a su hijo sano

La madre incluso había iniciado recaudaciones de fondos alegando que su hijo se estaba muriendo

(NOTICIAS YA).- Una mujer de Texas se ha declarado culpable de exponer la vida de su hijo tras provocar que le practicaran tratamientos médicos y cirugías innecesarias y dolorosas durante años.

Kaylene Bowen, de 35 años, podría enfrentar una condena de dos a 20 años en prisión tras declararse culpable por un delito de segundo grado en contra de su hijo.

“Estoy feliz de que ella haya decidido hacer lo correcto. Finalmente, las mentiras tuvieron que parar”, dijo el padre del niño, Ryan Crawford, quien durante años denunció el daño que su exesposa le hacía a su hijo.

Christopher, el hijo de la pareja, fue retirado del cuidado de su madre, junto a sus dos medios hermanos, por Servicios de Protección Infantil en noviembre de 2017, cuando tenía 8 años, tras acusaciones de que ella había mentido y exagerado sobre su salud.

LEE: Arrestan a mujer que llevó a su hijo sano más de 300 veces al doctor

Servicios Infantiles expuso registros médicos que mostraban que Christopher había sido visto 323 veces en hospitales y centros pediátricos en Dallas y Houston, y fue sometido a 13 cirugías mayores, todas entre 2009 y 2016.

La madre incluso había iniciado recaudaciones de fondos alegando que su hijo se estaba muriendo, inicialmente por un trastorno genético raro y luego por cáncer.

Tras exponer el caso, autoridades alegaron que le pusieron al niño un tubo de alimentación que se introdujo directamente en su intestino delgado y le provocó múltiples infecciones de la sangre que pusieron en peligro su vida.

No conforme con eso, Bowen intentó incluir a su hijo en una lista de trasplante de pulmón y lo tuvo en cuidados paliativos.

LEE: Pasará 5 años en prisión por casi matar a su hijo fingiendo enfermedad

Durante años, el padre del niño intentó convencer a un tribunal de familia de Dallas que su hijo no estaba enfermo, pero los jueces creyeron en la versión de Bowen y a él le prohibieron visitar a su hijo.

Finalmente, fue el personal de un hospital de Dallas el que alertó a Servicios Infantiles sobre sus sospechas sobre la madre, lo que derivó en que perdiera la custodia de sus hijos y fuera arrestada.

Lo que ocurrió con Bowen se conoce comúnmente como síndrome de Munchausen y es cuando el cuidador de un menor, generalmente la madre, miente, exagera o crea síntomas médicos en un niño para llamar la atención.

LEE: Madre de Texas casi lleva a la muerte a su hijo para fingir enfermedad terminal

Christopher ahora tiene 10 años y se encuentra bajo el cuidado de su padre. Crawford asegura que a su hijo le va bien en la escuela y es muy atlético, solo visita al médico para hacerse exámenes físicos cada año, detalla Fort Worth Star-Telegram.

“El abuso médico no se informa todos los días”, dijo el padre. “Ahora es el momento de avanzar y asegurarse de que ningún niño tenga que sufrir el abuso que sufrió mi hijo”, agregó destacando que está trabajando para atraer la atención a casos como este.




Se declara culpable de provocar tratamientos y cirugías a su hijo sano

La madre incluso había iniciado recaudaciones de fondos alegando que su hijo se estaba muriendo