La historia del bar de Tijuana donde una mujer ‘bailó con el diablo’

La ciudad de Tijuana en México por muchos años ha sido la escena de diversas leyendas urbanas desde el relato de La Dama de Blanco, hasta la distorsionada historia de Juan Soldado, un agresor sexual que convirtieron en mártir. Pero sin duda una de las más escuchadas es la de la mujer que bailó con […]

Aloha - Tijuana, 22 de septiembre, 1949 (Michael Ochs Archives/Getty Images)

(NOTICIAS YA).- La ciudad de Tijuana en México por muchos años ha sido la escena de diversas leyendas urbanas desde el relato de La Dama de Blanco, hasta la distorsionada historia de Juan Soldado, un agresor sexual que convirtieron en mártir. Pero sin duda una de las más escuchadas es la de la mujer que bailó con el diablo en un bar maldito. 

Aloha - Tijuana, 22 de septiembre, 1949 (Michael Ochs Archives/Getty Images)

La Cantina Aloha -nombrada también Aloha Café y Club Aloha- abrió sus puertas en la Avenida Revolución de la ciudad en 1928, luego de que su dueño Fernando “Frank” Blanco Cota perdió otro negocio, el Anchor Cafe, a causa de un incendio un año antes; de acuerdo con Classic San Diego. 

Aloha - Tijuana, 22 de septiembre, 1949 (Michael Ochs Archives/Getty Images)

LEE: La historia y leyendas de Ciudad Juárez

Una década después Blanco Cota descubrió que el fuego lo seguía cuando el 25 de noviembre de 1938, un incendio acabó con varios negocios del lugar, incluyendo a Aloha. Sin embargo aunque el negocio fue reconstruido, la aparente maldición hizo una impresión en la comunidad. 

Incendio en Aloha - Tijuama, 25 de noviembre, 1938.

Años después entre los tijuanenses comenzó a contarse la ‘verdadera’ historia detrás del devastador incendio. Las versiones varían con el paso de los años, pero según los registros los primeros relatos de la leyenda se pueden rastrear alrededor de la década de los 60’s, cuando la popularidad de la cantina estaba en su apogeo.  

Fotos de recuerdo - Aloha

Según la historia una noche una hermosa mujer entró al bar Aloha. La cantina no estaba muy concurrida y después de unos minutos la joven dijo a sus amigos que estaba tan aburrida que bailaría con el mismísimo diablo

Mesera de Aloha - Tijuana, 22 de septiembre de 1949 (Earl Leaf/Michael Ochs Archives/Getty Images)

Fue ahí cuando un atractivo hombre se acercó a ella, pidiéndole la mano para bailar. La joven aceptó y luego de unos segundos la pareja se desplazaba a lo largo de la pista. Sin embargo la mujer rápidamente descubrió el error que había cometido. 

Cuenta la leyenda que durante el baile la joven empezó a sentir que algo andaba mal, pues mucho calor emanaba del cuerpo del hombre. Cuando ella instintivamente volteó a ver al piso se dio cuenta no sólo que ambos estaban flotando, sino que los pies del atractivo desconocido eran en realidad pezuñas. 

Pixabay

Muchos afirman que los testigos de la horripilante escena quedaron sorprendidos y cuando iban a intervenir la mujer y el extraño ser desaparecieron en una nube de humo. Fue en ese momento que el lugar se empezó a envolver en llamas. 

LEE: Encuentran 27 cadáveres bajo escuela de FL con historial de brutalidad

A través de los años este relato ha trascendido entre la comunidad tijuanense, en gran parte por la rocosa historia de Aloha, que en 2011 sufrió nuevamente de un incendio que hizo que el establecimiento cerrara sus puertas definitivamente. Este suceso, en combinación con otros más, ha servido para cimentar la leyenda del lugar maldito.

Incendio en Aloha - Tijuana, 23 de febrero, 2011 (San Diego Tribune)

Algunas versiones de la historia aseguran que todo ocurrió en 1990 y que en lugar de un incendio total del lugar, paramédicos de la Cruz Roja acudieron al bar para tratar a una mujer víctima de severas quemaduras causadas por su baile con el “diablo”. 

Otros dicen que la joven víctima era proveniente de una familia católica muy creyente, quienes le habían prohibido salir esa noche ya que se trataba de un viernes santo. La historia en esta versión ha servido como una fábula religiosa y paternalista para motivar a los jóvenes a obedecer a sus padres. 

En cualquiera de sus versiones la moraleja es la misma: No bailes con desconocidos, pues podrías terminar en las garras del mismísimo diablo

LEE: “Bebé demonio” abre los ojos y sonríe en ultrasonido de 24 semanas

REPORTAJE ESPECIAL



La historia del bar de Tijuana donde una mujer ‘bailó con el diablo’