Deportan a madre de militar a México tras 31 años en EE.UU.

Rocío Rebollar tuvo que decirle adiós a sus hijos y nietos en San Diego, California, tras haber sido deportada

(NOTICIAS YA).- Este jueves 2 de enero, una mujer que ha trabajado en San Diego, California por más de 30 años tuvo que decirle adiós a sus hijos y nietos tras llegar la fecha de su deportación.

Desde el inicio de la administración Trump se aseguró que la prioridad en materia de inmigración eran los criminales; pero se comprueba que los casos de separación de familia siguen ocurriendo.

En los minutos que nosotros estuvimos aquí entrando al edificio ella ya estaba cruzando la línea. Debajo de nuestros pies la sacaron. Debajo de nuestras narices se la llevaron; ni siquiera para darle un abrazo y despedirnos”, comenta Karla Cruz, tras la deportación de su madre.

Rocío Rebollar ha trabajado por más de 30 años en el país, logrando su patrimonio en San Diego y haciendo lo posible por sacar a sus hijos adelante; todos con una educación universitaria; y Gibram en el ejército, precisamente para aprovechar un programa de acción diferida que otorga un permiso especial a familiares.

LEE: Familia de San Diego pide frenar deportación para no ser separados

El sacrificio que mi mamá ha hecho para este país, el sacrificio que yo he hecho para este país sirviendo en el ejército nos ha fallado. La llevamos a la oficina y en media hora, ya checamos su teléfono, y ya la tienen en Tijuana”, reclamó su hijo militar Gibram Cruz.

Tras ser deportada a Tijuana, Rocío se comunicó con su familia aún en San Diego.

Creo que la engañaron, engañaron a Tessa y nos engañaron a todos nosotros pensando que iban a hacer una revisión de mi caso”. “He vivido aquí 31 años. De verdad separarme de mi familia sería algo terrible para todos. No nadamas afectaría mi vida, sino la vida de mis hijos

Pero la decisión; ya estaba tomada. La petición de su familia; de enfocarse en la persona y no en los documentos, fue ignorada.

No sé qué vamos a hacer. Voy a ir yo a buscarla, pero es tan triste que hayan hecho esto. Tienen ventanas, no nos están viendo?”, expresó su hija Karla Cruz.

Como si fuera poco, anoche, quedó grabado un grafiti en la casa de la Rebollar en el que ofenden a los migrantes de origen mexicano. 

Es una lastima de que todavía haya racismo y alguien obviamente quiso mandarnos un mensaje pero ese es el último problema, mi prioridad es ayudar a mi mama,” dijo Gibram Cruz.

La familia también encontró casquillos de bala al pie de la casa pero no saben si están relacionado al letrero de graffiti. 

Con toda la atención que agarro el caso de mi mama no me sorprendería que alguien nos quisiera espantar y si se están tomando el tiempo de buscar su casa y hacer eso, no me sorprendería que alguien venga a disparar,” dijo Gibram Cruz.

Según activistas como Adriana Jasso del Comité de Amigos San Diego es una discriminación contra minorías que solo parece aumentar alrededor del país desde que Donald Trump se convirtió en presidente de Estados Unidos.

La retórica de la campaña del actual presidente así como lo que han sido sus años de presidencia de administración han recrudecido, han agravado ese sentimiento anti-inmigrante,” añadió Jasso.

De acuerdo a cifras del FBI en el 2015 se reportaron 5,818 crímenes de odio a nivel nacional. Mientras que en el 2018, se registraron 7,036 mil casos. El 60% de los ataques fueron contra diferentes etnias. 

Me sorprende y duele pero al mismo tiempo sabemos que existe,” dijo Karla Cruz. “Nunca nos había tocado sentirlo personalmente.”  

Según los Gobiernos Asociados de San Diego conocido como “SANDAG” por sus siglas en inglés, en el condado se registra un crimen de odio cada 5 días. 25% de los casos reportados en el 2018 fueron en mensajes de odio escritos en residencias. 

Denunciar, documentar y exigir que se haga justicia. que se encuentra al o los culpables de este crimen porque este pudiera ser un crimen de odio,” explicó Jasso. 

Haciendo a un lado ese texto discriminatorio, Gibram Cruz no pierde la fe de que su madre pueda regresar a suelo estadounidense. De la angustia, surge la valentía; a pesar del futuro incierto; su familia busca exponer su caso y demostrar con una prueba irrefutable la tragedia que significa la separación de familia a manos del gobierno federal.

Que alguien vea esto y pues las leyes cambien para que las familias no tengan que sufrir,” dijo Gibram Cruz.

Por el momento, la prioridad de la familia es velar por el bienestar de Rebollar por lo que siguen pensando cómo es que van  proceder legalmente contra este acto vandálico. 

 



Deportan a madre de militar a México tras 31 años en EE.UU.

Rocío Rebollar tuvo que decirle adiós a sus hijos y nietos en San Diego, California, tras haber sido deportada