invierno mask
Foto: pasja1000/Pixabay
invierno mask
Foto: pasja1000/Pixabay

Contagios bajarían en invierno pero vendría segunda ola en primavera

Un investigador cree que el invierno permitirá cumplir mejor con la cuarentena

(NOTICIAS YA).- Con la próxima llegada del invierno y la temporada de influenza, son varias las teorías acerca de lo que podría suceder cuando el coronavirus se junte con estas condiciones.

De acuerdo con Mirror, algunos expertos no creen que vaya a haber una epidemia simultánea de flu y coronavirus como se ha previsto, sino que incluso los casos de COVID-19 podrían reducirse en invierno. Sin embargo, una segunda ola de la pandemia podría llegar en la primavera.

LEE: Predicen que Estados Unidos no tendrá vacuna del coronavirus este año

De acuerdo con el profesor Ben Neuman, catedrático de Texas A&M University-Texarkana y la University of Reading, la llegada de esta temporada podría tener algunos beneficios.

“La transición hacia interiores por el invierno podría no ser suficiente para aumentar los números de COVID-19 por sí misma. Un invierno frío puede traer su propia minicuarentena, mientras nos quedamos en casa para evitar el mal clima, y viene con (mayor protección) como bufandas y guantes”, dijo Neuman a Hull Live.

Sin embargo, una vez que el clima se torne un poco más cálido, la gente podría dejar de usar mascarillas y a reunirse con personas que viven en otras casas.

“Observen los cambios en conducta que resulten en la mezcla de personas de diferentes hogares, especialmente cuando los tapabocas no son utilizados, como una fuente potencial de COVID-19: reaperturas, fiestas, restaurantes”, explicó.

LEE: Pronostican 410 mil muertos por coronavirus en EE.UU. para enero

El experto añadió que, aunque la influenza tiene su punto más alto en invierno, la mayoría de los virus no tienen temporadas tan estrictas. Los coronavirus, por ejemplo, normalmente tienen su pico en la primavera, y otros en verano u otoño.

Por ello, aseguró, una vez que pase la próxima temporada de influenza habrá más información al respecto, por lo que emitir conclusiones definitivas en estos momentos sería especular.

Sin embargo, Neuman destacó que la similitud entre los síntomas de COVID-19 u la influenza podría resultar en un aumento de pruebas de coronavirus negativas, lo que daría una falsa impresión de que los contagios van a la baja.

“Paradójicamente, un influjo de personas buscando hacerse la prueba de COVID-19 pudiera hacer que se desplome el número de pruebas positivas, lo que podría sugerir erróneamente que el COVID-19 se está reduciendo”, indicó.

LEE: EE.UU. no participará en búsqueda mundial de vacuna contra coronavirus

Por su parte, el doctor Julian Tang, profesor en la University of Leicester, resaltó la importancia de una buena ventilación y uso del tapabocas para tratar de reducir los contagios en lugares cerrados.

Este indicó que aumentar la ventilación, es decir, abrir ventanas, puede funcionar, aunque aceptó que muchos edificios no pueden mejorar su ventilación o las ventanas no pueden abrirse. 

Tang incluso forma parte de un grupo de expertos que recomienda abrir las ventanas con la calefacción encendida.

“Lo que sugieren es encender la calefacción con las ventanas abiertas, lo cual es un terrible desperdicio de energía. Pero lo que hace es crear flujos de convección que podrían mejorar la ventilación en esos salones. Pero nuevamente, si están usando tapabocas esto podría ayudar, pero tienes que deshacerte del virus que está en el aire y que debe ser expulsado a lo largo del día para que esas mascarillas funcionen”, concluyó.

 

VIDEO RELACIONADO:







Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui