amazon
(Mateusz Slodkowski/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
amazon
(Mateusz Slodkowski/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Empresario asegura que Amazon le arruinó la vida

Barak Govani es uno de muchos vendedores que alega que la compañía ha abusado de ellos

(NOTICIAS YA).- Barak Govani cerró su tienda de ropa “New York Speed​” en Los Ángeles y luego envió su inventario, valuado en 1.5 millones de dólares, a Amazon para venderlo. Ahora está en la ruina.

De acuerdo con un extenso reporte de Spencer Soper en Bloomberg, Govani es uno de muchos vendedores independientes que aseguran que la compañía los suspendió de forma arbitraria, impidiendo su trabajo y congelando su dinero por meses o años.

El empresario de 41 años busca que Amazon le pague por el inventario que la empresa destruyó después de sugerir que sus productos eran falsos, acusación que Govani niega categóricamente.

“Ese inventario era todo lo que tenía. Amazon arruinó mi vida y no hice nada malo”, expresó Govani a Bloomberg.

Amazon es actualmente la empresa de comercio electrónico más grande del mundo, y parte de su éxito se debe a millones de comerciantes externos. Más de la mitad de productos que vende Amazon en el mundo provienen de estos vendedores.

LEE: Banda estafaba a abuelas hispanas con boletos de lotería “ganadores”

Cuando la compañía acusa a los clientes como Govani, destaca el reporte, estos deben enfrentarse a un proceso en gran parte automatizado en el que Amazon tiene todas las de ganar. Sus correos y llamadas no son respondidos y, cuando lo son, las respuestas no tienen sentido o son insatisfactorias.

Los recursos para el acusado son limitados porque al aliarse con Amazon aceptan un arbitraje obligatorio para resolver cualquier disputa.

Los presuntos abusos de Amazon a los vendedores externos, destaca Bloomberg, están al centro de un reciente informe del Comité Judicial de la Cámara, que concluye que las grandes empresas de tecnología a menudo abusan de su poder sobre socios más pequeños

El comité recomendó proporcionar recursos adecuados a los vendedores y eliminar las cláusulas de arbitraje forzoso de los contratos, las cuales les impiden presentar una demanda.

“Muchos vendedores externos de Amazon viven con temor de la empresa”, dice el texto. “Esto se debe a que el sistema interno de resolución de disputas de Amazon se caracteriza por la incertidumbre, la falta de respuesta y los procesos de toma de decisiones opacos”.

Al respecto, una portavoz de Amazon dijo por correo electrónico al citado medio que la compañía trabaja arduamente para garantizar que los productos vendidos en su sitio sean auténticos y que su proceso de resolución de disputas es justo.

Govani utilizaba el servicio Fulfillment by Amazon, a quienes envió todo su inventario. En abril, la compañía le envió un correo electrónico diciéndole que su cuenta estaba siendo revisada con base en cuatro quejas de clientes respecto a que sus productos no eran auténticos.

Govani apeló la suspensión y envió las facturas correspondientes a Amazon, las cuales tenían más de un año. A pesar de que había sido entonces cuando adquirió la mercancía, Amazon le exigió facturas de los últimos 365 días y le notificó que su inventario sería destruido.

LEE: Estafó a Amazon durante cinco años, recibiendo $165,000 en devoluciones

Amazon siguió enviando mensajes a Govani, diciendo que su inventario estaba programado para ser destruido a finales de julio, luego a principios de agosto y luego a finales de agosto. El hombre recibió 11 correos electrónicos de Amazon en total, cada uno con fechas diferentes.

Una portavoz de Amazon dijo a Bloomberg que la compañía pidió repetidamente a Govani que proporcionara evidencia de que los productos vendidos eran auténticos, pero que las facturas que envió eran ilegibles o no coincidían con los registros de los propietarios de las marcas.

A finales de julio, un desesperado Govani envió un correo electrónico al director ejecutivo de Amazon, y el hombre más rico del mundo, Jeff Bezos. Le respondió una representante de la compañía identificada solamente como “Brigitte M.”, quien le prometió investigar.

No he podido dormir durante meses y todavía no sé qué va a hacer Amazon”, escribió Govani a Brigitte M. el 31 de julio. “Amazon está en posesión del arduo trabajo de toda mi vida, cerrando mi cuenta de vendedor sin ninguna razón válida que yo entienda y deshaciéndose de ella. Todo sin una comunicación adecuada conmigo, sin responder de manera oportuna, sin responder a mis preguntas o sin abordar el problema real”.

Brigitte M. dio su respuesta final el 3 de agosto: “Entiendo que esté decepcionado con nuestra respuesta anterior y lamentamos este inconveniente”, escribió. “Lamento la decepción causada y agradezco su comprensión. No podremos comentar más sobre este asunto”.

“No quiero volver al comercio minorista en línea, aunque es lo único en lo que soy bueno”, dijo Govani. “Tengo mucho miedo de vender en Amazon. Esto ha sido traumatizante”.

LEE: Amazon revela cuántos de sus trabajadores se contagiaron de coronavirus

Chris McCabe, exempleado de Amazon que ahora ayuda a los comerciantes durante el proceso de apelación, dice que las suspensiones basadas en quejas sobre productos no auténticos van en aumento y suelen ser presentadas por comerciantes rivales que buscan afectar a la competencia.

“Numerosos vendedores se encuentran apelando esto de forma interminable solo para que les digan que sus facturas no son aceptables o que sus proveedores no son verificables, pero sin decirles por qué. O no reciben respuesta”, aseguró McCabe, quien proporcionó su testimonio ante el panel de la Cámara. 

Cabe destacar que, de 2014 a 2019, solo 163 comerciantes externos de Amazon iniciaron procedimientos de arbitraje contra la empresa porque “los vendedores generalmente están conscientes de que el proceso es injusto y es poco probable que resulte en un remedio significativo”, afirma el informe.

El arbitraje funciona como una forma para que Amazon mantenga las disputas bajo su control, con la balanza inclinada fuertemente a su favor”, escribieron los autores. “Como tal, Amazon puede retener los pagos de los vendedores, suspender sus cuentas sin causa y participar en otros comportamientos abusivos sin enfrentar consecuencias legales por sus acciones”.

 

VIDEO RELACIONADO:




Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui