cargamento de juguetes
(Foto: Ann Johansson/Corbis via Getty Images)
cargamento de juguetes
(Foto: Ann Johansson/Corbis via Getty Images)

Juguetes que llegaron a EE.UU. este año no fueron inspeccionados

Los productos llegaron a las tiendas sin ser revisados en cuanto a químicos, plomo y otros riesgos

(NOTICIAS YA).- Los juguetes de este año llegaron a las tiendas y a las casas sin los controles de seguridad habituales para detectar plomo, productos químicos o peligros de asfixia.

De acuerdo con un extenso reporte de USA Today, los inspectores de seguridad federales que protegen a los niños de juguetes peligrosos y mortales no estuvieron de guardia durante casi seis meses mientras los regalos navideños de este año ingresaban a Estados Unidos por vía marítima.

Lo anterior debido a que los líderes gubernamentales habían enviado en secreto a casa a “la policía de juguetes” de la nación, según documentos obtenidos por el citado medio.

LEE: Piden a sobrecargos de aviación usar pañal por la pandemia

La Comisión de Seguridad de Productos de Consumo (CPSC, por sus siglas en inglés) retiró a sus inspectores de los puertos de todo el país a mediados de marzo debido a la amenaza del COVID-19.

Los líderes de la agencia federal tomaron la decisión en privado, sin una advertencia a los consumidores ni una divulgación completa al Congreso, y mantuvieron el cierre en los puertos y un laboratorio de pruebas del gobierno hasta septiembre, encontró USA Today.

Cabe destacar que el periodo antes mencionado incluyó los meses de primavera y verano, que fueron los más ocupados para sus inspectores el año pasado.

Se supone que los funcionarios de la CPSC intercepten los juguetes y otros productos domésticos riesgosos antes de que lleguen al mercado. Sin embargo, la CPSC no marcó un solo juguete en los puertos entre junio y julio por niveles de plomo venenoso, una de las violaciones más frecuentes, según muestran los registros internos.

LEE: Biden anuncia equipo que enfrentará la pandemia de coronavirus

Otras infracciones que experimentaron una caída dramática en septiembre en comparación con el año pasado incluyen juguetes con partes pequeñas que pueden asfixiar a los niños y productos para niños con niveles peligrosos de ftalatos químicos.

Incluso hasta este momento, los registros muestran que los inspectores aún no están trabajando en cinco de los 18 puertos que normalmente patrullan.

Los compradores no tienen forma de diferenciar los productos buenos de los artículos malos, mientras que los expertos temen que podría llevar años descubrir los peligros que pudieron haber ingresado a los hogares estadounidenses, continúa USA Today.

Por su parte, la industria minorista dice que no depende de la CPSC para mantener seguros a los consumidores. Los importadores y fabricantes deben controlar sus propios productos e informar al gobierno cuando encuentren peligros.

LEE: Se venderán más juguetes que nunca esta Navidad, prevén expertos

La CPSC normalmente tiene 32 investigadores portuarios que trabajan en varios estados, abriendo contenedores de envío y realizando inspecciones electrónicas. Aunque son conocidos como “la policía de juguetes”, realmente hacen cumplir los estándares de seguridad para artículos que van desde cunas hasta cortadoras de césped.

El aumento de las tasas de COVID-19 en todo el país no debería obligar a la CPSC a retirarse de los puertos nuevamente, dijo su director en funciones Robert Adler, y señaló que la agencia ahora tiene más máscaras y otros equipos de protección.

Si los consumidores notan algún problema, los expertos recomiendan informarlo inmediatamente al sitio web de la CPSC: saferproducts.gov.

 

VIDEO RELACIONADO:




Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui