Vecinos de Mar-a-Lago a Trump: vive en otro lugar

Residentes de Palm Beach, Florida no quieren que Trump se mude al resort una vez abandone la Casa Blanca.

(POLÍTICA YA). – Vecinos del exclusivo club de Donald Trump de Mar-a-Lago en el sur de Florida no quieren que el presidente saliente establezca su residencia permanente en el área una vez abandone la Casa Blanca en enero.

TRUMP ESTÁ «DEPRIMIDO» POR FALTA DE AYUDA DE SUS ALIADOS REPUBLICANOS

El club privado ha sido uno de los favoritos del presidente estos últimos cuatro años, ya que viajó allí al menos 30 veces y pasó al menos 130 días durante su mandato.

En una carta de demanda entregada a la ciudad de Palm Beach y al Servicio Secreto de Estados Unidos, los residentes del área afirman que Trump perdió su derecho legal a vivir en Mar-a-Lago debido a un acuerdo que firmó a principios de la década de 1990 cuando convirtió la propiedad histórica de su residencia privada en un club privado.

En la carta, los vecinos dicen que la ciudad debe decirle a Trump que no puede vivir en Mar-a-Lago para "evitar una situación embarazosa" si el presidente saliente se muda al club y luego tiene que irse.

TEORÍA LEGAL

"No existe absolutamente ninguna teoría legal según la cual pueda usar esa propiedad como residencia y como club", dijo al diario The Washington Post Glenn Zeitz, propietario cercano de Palm Beach que se ha unido a la lucha contra Trump.

TRUMP LANZA SU ÚLTIMO ATAQUE CONTRA EL SEGURO SOCIAL

"Básicamente está jugando una mano muerta. No va a intimidar ni engañar a la gente porque estaremos allí”, agregó.

En 1993, el presidente hizo un trato que prohíbe a cualquiera de los miembros del club pasar más de 21 días al año en las suites para huéspedes o quedarse en el resort por más de siete días consecutivos.

En ese momento, se aseguró al ayuntamiento que el presidente no viviría en Mar-a-Lago.

La carta de los vecinos destacó interrupciones como tráfico atascado y calles bloqueadas debido a los frecuentes viajes de Trump al club privado.

Documentos obtenidos por The Washington Post Post a través de una solicitud de registros públicos sugieren que puede haber brechas en la aplicación de Palm Beach de las disposiciones clave del acuerdo que podrían afectar la capacidad de Trump para vivir en el club.

Cada año, el club debe informar si al menos el 50% de los miembros de Mar-a-Lago viven o trabajan en Palm Beach; que el club tiene menos de 500 socios; y que nadie utilice las suites para huéspedes más de 21 días al año.

La ciudad dice que no tiene registros de los informes durante cuatro de los últimos 20 años.



Vecinos de Mar-a-Lago a Trump: vive en otro lugar

Residentes de Palm Beach, Florida no quieren que Trump se mude al resort una vez abandone la Casa Blanca.