Hurgarse la nariz no solo es asqueroso, también peligroso en tiempos de COVID-19
(James Garcia). Picking my nose.
Hurgarse la nariz no solo es asqueroso, también peligroso en tiempos de COVID-19
(James Garcia). Picking my nose.

Hurgarse la nariz no solo es asqueroso, también peligroso en tiempos de COVID-19

El 91% se hurga la nariz, según el único estudio sobre el tema.

(NOTICIAS YA).-Les enseñamos a los niños que no lo hagan. Es antihigiénico. Es simplemente asqueroso de ver.

El 91% se hurga la nariz, según el único estudio que parece haberse realizado sobre el tema; lo que tal vez revela lo poco que incluso los científicos quieren pensar en el tema.

Sin embargo, si miras por el mundo, no es exactamente raro ver a alguien con un dedo en la nariz, discretamente o no tanto, como la reina Isabel.

Hurgarse la naríz es muy serio.

Las personas no solo propagan sus propias bacterias y virus en todo lo que tocan después de hurgarse la nariz, sino que también «transfieres gérmenes de las yemas de los dedos a la nariz, que es exactamente lo contrario de lo que quieres», dijo el especialista en enfermedades infecciosas Dr. Paul Pottinger, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en Seattle.

Eso significa que puedes transmitir el coronavirus a otras personas tras hurgarte la nariz, y también es más probable que hagas entrar al virus, junto con otros como el de la influenza o el rhinovirus (el resfriado común), directamente a tu cuerpo.

Cómo entra el coronavirus a tu cuerpo

La nariz es una de las tres vías principales por las que los virus pueden ingresar al cuerpo.

Las otras dos son la boca y los ojos.

La nariz tiene una serie de sistemas de defensa para mantener alejados a los patógenos, incluido el pelo en la parte frontal de las fosas nasales para bloquear las partículas más grandes y la membrana mucosa.

Ese revestimiento húmedo de la nariz «tiene glándulas microscópicamente pequeñas que pueden secretar moco en las vías respiratorias en respuesta a invasores extraños. Eso incluye cosas grandes como polen, suciedad y polvo, y también cosas microscópicas, que incluirían bacterias y virus», dijo Pottinger.

Un poco de muscosidad es algo bueno y saludable, ya que mantiene alejados a la mayoría de los invasores. Pero cuando se seca, junto con lo que haya atrapado, se convierte en lo que la mayoría de nosotros llama mocos (los científicos los llaman costras). Cuando sientes uno en la nariz, es fácil querer sacarlo sin pensar.

Lo que mucha gente no se da cuenta es lo delicada que puede ser la piel dentro de la nariz.

Hurgarse la nariz puede crear cortes pequeños en los delicados revestimientos epiteliales de la cavidad nasal, dijo el virólogo molecular Cedric Buckley, exprofesor asociado de Biología en la Jackson State University en Mississippi, quien ahora desarrolla el plan de estudios STEM.

«Una vez que se rompe esa barrera, entras directamente en un lecho capilar, que se convierte en el conducto para la infección por partículas virales», explicó Buckley, quien también forma parte del grupo de trabajo de coronavirus de la ciudad de Jackson. Esto aumenta las posibilidades de que los gérmenes que están en tus manos se transmitan directamente al torrente sanguíneo.

Romper el hábito de hurgarse la nariz

Hurgarse la nariz es algo que debería evitarse, más que nunca durante una pandemia. Pero los hábitos pueden ser difíciles de romper, especialmente aquellos que se hacen sin pensar.

Los profesionales de la salud mental consideran que hurgarse la nariz, así como morderse las uñas, pellizcarse la piel, morderse los labios y jalarse el cabello, es un «comportamiento repetitivo centrado en el cuerpo». Esas son «acciones que están dirigidas al propio cuerpo y que a menudo se enfocan en acicalar o remover partes del cuerpo», según el Dr. Elias Aboujaoude, profesor clínico de Psiquiatría en la Universidad de Stanford en California y director de la Clínica de Trastorno Obsesivo Compulsivo allí.

Aquí es donde el uso de las mascarillas puede ser especialmente útil.

Además de la eficacia de las mascarillas para reducir la transmisión de partículas en el aire que pueden contener el coronavirus, también pueden ayudar a reducir los momentos de hurgarse la nariz al bloquear físicamente la acción habitual o inconsciente de llevar el dedo a la nariz.

Si encuentras que hurgarte la nariz no es un hábito sino una reacción a que continuamente sientes incomodidad en la nariz o que está tapada, procura que te revise tu médico o en una clínica local.

La mejor manera de deshacerse de los mocos es sonarse la nariz con un pañuelo de papel y luego lavarse las manos, en lugar de quitarse las costras.

Cuidar tu salud nasal, que definitivamente incluye no hurgarse la nariz, reducirá el riesgo de contraer coronavirus y de transmitirlo.

*Con información de CNN en español.




Queremos saber qué está pasando en tu ciudad

Compártelo, es fácil

Sube tu contenido aqui