Migrante regresa a casa tras 3 años en iglesia por miedo a deportación

Un inmigrante salvadoreño pasó más de tres años refugiado en un santuario dentro de los terrenos de una iglesia en Carolina del Norte. Este viernes, finalmente empezó su regreso a casa. LEE: ¿En qué consiste el ambicioso plan de inmigración de Joe Biden? José Chicas, de 55 años, dice que las nuevas políticas del gobierno […]

(NOTICIAS YA).- Un inmigrante salvadoreño pasó más de tres años refugiado en un santuario dentro de los terrenos de una iglesia en Carolina del Norte. Este viernes, finalmente empezó su regreso a casa.

WTVD

LEE: ¿En qué consiste el ambicioso plan de inmigración de Joe Biden?

José Chicas, de 55 años, dice que las nuevas políticas del gobierno de Biden le dan ahora la oportunidad de dejar el santuario. Y una esperanza para el futuro.

Chicas se refugió en junio de 2017 dentro de la Escuela de Conversión, una pequeña casa en los terrenos de una iglesia bautista en Durham, Carolina del Norte. Para entonces, enfrentaba una orden de deportación tras años de reportarse al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

No sabía en qué me estaba metiendo”, le dijo a CNN esta semana en una entrevista telefónica mientras empacaba y se preparaba para salir. “Pensé que serían tres o cuatro meses”. Pero los meses se convirtieron en años.

Su familia vive cerca de Raleigh y lo visitaba siempre que podía. Desde sus confines en los terrenos de la Iglesia Bautista Misionera de St. John, Chicas, que es pastor, continuó atendiendo a sus fieles a través de videos en vivo de Facebook y reuniones ocasionales en persona.

En sus sermones, a menudo predicó sobre el poder de la redención. Según relató, el consumo de drogas y alcohol lo puso en un camino peligroso y fue condenado por conducir bajo la influencia de sustancias y por abuso doméstico. Y, finalmente, a una orden de deportación, dice. Chicas asegura que ha cambiado.

Esta semana señaló que está agradecido de que las políticas del gobierno de Biden le den otra oportunidad. Está deseando pasar más tiempo con su familia, visitar parques y playas y salir por un helado.

Va a ser un cambio hermoso”, dijo Chicas.

LEE: Desde este viernes se suspenden las deportaciones de ciertos inmigrantes

Este viernes, entró en vigencia una nueva política de la administración de Biden que bloquea la mayoría de las deportaciones durante 100 días, mientras los funcionarios revisan las políticas.

“(Garantizamos) un sistema de ejecución de la ley de inmigración justo y eficaz centrado en proteger la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública”, según un comunicado de prensa del Departamento de Seguridad Nacional.

No está claro qué pasará después de que termine esa ventana de 100 días. Sin embargo, Chicas dijo que confía en que el nuevo presidente “tiene un corazón diferente al del gobierno que acaba de irse” y que encontrará una solución para ayudarlo a él y a millones de otros inmigrantes indocumentados.

No está claro si otros inmigrantes que se han refugiado en las iglesias saldrán. Un número creciente de inmigrantes indocumentados buscaron protección en las iglesias durante el gobierno de Trump.

Justamente, a medida que la administración intensificaba sus acciones de mano dura contra la inmigración ilegal. Una política de ICE limita a la agencia para detener a cualquier persona en “lugares sensibles”. Entre ellos, escuelas, hospitales o lugares de culto. Esto a excepción de circunstancias atenuantes.

En 2018, alrededor de 50 personas vivían en santuarios dentro de iglesias en todo el país, según Church World Service. Los funcionarios de la organización no respondieron de inmediato a una consulta de CNN para obtener datos actualizados.

Chicas dijo que pasó muchos días en el santuario sintiéndose olvidado, aislado y lleno de angustia por el futuro. Pero también hubo momentos buenos.

Conocí a tanta gente… Me he dado cuenta de que hay cientos y cientos de estadounidenses que tienen un buen corazón y aman a los inmigrantes”, dijo. “Lo he visto con mis propios ojos”.

LEE: Inmigrantes en busca de asilo ponen sus esperanzas en Joe Biden




Migrante regresa a casa tras 3 años en iglesia por miedo a deportación