México dejó de aceptar a familias migrantes deportadas de Estados Unidos

La administración de Biden ya ha dicho que su política no es devolver a los niños migrantes no acompañados

(NOTICIAS YA).- Estados Unidos no ha podido deportar a algunas familias migrantes a México debido a una política fronteriza relacionada con la pandemia, y emitida en la era de Donald Trump, después de un cambio en la ley mexicana sobre la detención de niños, según funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional.

El cambio presenta un desafío inmediato para la administración de Joe Biden, mientras lidia con un número creciente de personas a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

Estados Unidos tiene un promedio de 3 mil detenciones al día a lo largo de la frontera sur, según dos fuentes, más que el mes anterior.

“Es una ola que seguirá siendo un desafío”, dijo un funcionario del DHS a CNN.

LEE: Firma Biden tres órdenes ejecutivas de inmigración

Durante el transcurso de la pandemia, la administración de Trump se basó en una ley de salud pública para expulsar rápidamente a los migrantes, incluidos niños y solicitantes de asilo, detenidos en la frontera entre Estados Unidos y México; un cambio sin precedentes en la forma en que había procesado a los migrantes anteriormente.

La administración de Biden ya ha dicho que su política no es devolver a los niños migrantes no acompañados.

“La política de esta administración no es expulsar a los niños no acompañados que llegan a nuestras fronteras”, dijo a CNN un portavoz de la Casa Blanca.

“La Patrulla Fronteriza continuará transfiriendo a los niños no acompañados a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del HHS para que puedan ser atendidos adecuadamente en refugios apropiados, de acuerdo con su mejor interés”, agregó.

El último cambio, informado por primera vez por The Washington Post, se aplica a las familias con niños menores de 12 años, según un funcionario del DHS.

LEE: ¿En qué consiste el ambicioso plan de inmigración de Joe Biden?

De acuerdo con el mismo medio, una nueva ley mexicana aprobada en noviembre ordena que los niños y las familias ya no puedan permanecer en centros de detención de inmigrantes.

“México ahora solo acepta adultos solteros, no familias ni niños”, dijo al Post un funcionario estadounidense que, como otros, no estaba autorizado a hablar públicamente sobre el cambio.

La reforma ha sido aplaudida por grupos de derechos humanos.

La deportación de familias significó un aumento en la demanda dentro de los refugios designados por el gobierno mexicano y la capacidad se redujo abruptamente con la pandemia.

Ahora ya no reciben a más familias y eso se lo informaron a sus homólogos estadounidenses, quienes ahora liberan a las familias en el interior de Estados Unidos.

Estados Unidos “tiene que encontrar caminos alternativos” para las familias que llegan al sur de Texas, donde la mayor cantidad de familias y niños llegan a la frontera, lo que significa que las familias que no regresan a México generalmente son procesadas en los Estados Unidos según los protocolos anteriores a COVID, dijo otro funcionario del DHS.

LEE: No más castigo a inmigrantes que piden ‘green card’ para sus familias

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza “se toma muy en serio la seguridad y el bienestar de su fuerza laboral y de aquellos con quienes se encuentran, y estamos tomando aún más precauciones debido al COVID-19. Como siempre lo han hecho, el número de personas que cruzan la frontera sigue fluctuando y seguimos adaptándonos en consecuencia”, dijo la agencia en un comunicado.

La agencia federal agregó que CBP puede trabajar con organizaciones no gubernamentales que ayudarán a los indocumentados a través del proceso de detención.

La cantidad de migrantes detenidos en la frontera entre Estados Unidos y México ha ido en aumento desde abril pasado, cuando las detenciones rondaban los 16 mil. En diciembre, esa cifra ascendió a alrededor de 70 mil, según cifras de Aduanas y Protección Fronteriza. El repunte se ha visto impulsado en parte por el deterioro de las condiciones en América Latina y una posible relajación percibida de la aplicación.

“Existe preocupación por problemas de capacidad inminentes”, dijo un funcionario del DHS.

Estados Unidos está en conversaciones con México sobre una resolución, dijo el funcionario, y agregó que México parece estar dispuesto a trabajar con Estados Unidos.

LEE: Familias inmigrantes piden acción de la nueva administración

El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza está construyendo estructuras de lados blandos en Donna, Texas, para proporcionar capacidad de procesamiento en el Valle del Río Grande, una de las regiones más concurridas para los cruces fronterizos ilegales, por el cierre de un centro de procesamiento cercano debido a una renovación.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos, que tiene la tarea de cuidar a los niños migrantes, también está reabriendo una instalación en Carrizo Springs, Texas, que puede acomodar a unos 700 niños y puede ampliarse si es necesario.

VIDEO RELACIONADO:

Con información de CNN.




México dejó de aceptar a familias migrantes deportadas de Estados Unidos

La administración de Biden ya ha dicho que su política no es devolver a los niños migrantes no acompañados