Taxista hispana relata los peligros de su profesión

Al desempeñarse como taxista, Alejandra de Hernández afirma que constantemente es agredida, asaltada y amenazada mientras intenta ganarse el pan de cada día.

(NOTICIAS YA).- Debido a la pandemia hay muchos dentro de la comunidad hispana que se quedaron sin empleo, mientras que residentes como Alejandra de Hernández, no tuvieron otra opción más que dedicarse a ocupaciones que cargan consigo un nivel de peligro.

Al desempeñarse como taxista, Hernández afirma que constantemente es agredida, asaltada y amenazada mientras intenta ganarse el pan de cada día.

“En este trabajo nos han amenazado de muerte muchas veces de veces, me ofrecen dinero por tener sexo, me han intentado de golpear”, explicó la taxista salvadoreña, quien a sus 38 años de edad balancea ser madre de 3 hijos y al mismo tiempo una taxista dentro de la región del DMV.

Hernández ha sido víctima de comentarios agresivos por parte de usuarios durante sus viajes o “carreras”. En ocasiones ella ha tenido que tomar decisiones que le han salvado la vida.

“Una de las veces me mandaron a una carrera en Washington, DC., entonces ese cliente me dijo: ‘Ah te estás cuidando de la enfermedad? Más no sabes que ahorita te puedo matar me dijo. Y no te vas a morir por la enfermedad sino por mí, me dijo. A mí me temblaba el cuerpo y no sabía qué hacer. Pero agarré valor y agarré mi teléfono y empecé a marcar al 911”, detalló.

Ella explica que estos malos tratos no solo son por parte de los delincuentes, sino también por parte de las compañías taxistas que en lugar de abogar por sus empleados, tienden a complicar sus vidas. “Sufrimos maltrato por parte de los dueños de las compañías de taxi, te hablan feo, te gritan”, comentó.

En lo que va del año al menos dos taxistas latinos han muerto a manos de delincuentes tras haber sido asaltados. Y es que de acuerdo con la salvadoreña los ladrones se aprovechan de que usualmente los clientes pagan con dinero en efectivo.

“No saben los delincuentes como nos cuesta ganar ese dinero, si estamos hablando de $100 dolores, ellos no tienen idea cuantas carreras tuvimos que hacer para llegar a esos $100 dólares”, enfatizó.

Debido al estatus migratorio de algunos de los taxistas de la región del DMV, estos no pueden trabajar con compañías de transporte como Uber y Lyft, las cuáles indicó Hernández suelen ser un poco más seguras para los conductores.

La recomendación de las autoridades es siempre llamar al 9-1-1 para reportar cualquier abuso o delito independientemente del estatus migratorio de la persona.




Taxista hispana relata los peligros de su profesión

Al desempeñarse como taxista, Alejandra de Hernández afirma que constantemente es agredida, asaltada y amenazada mientras intenta ganarse el pan de cada día.