La verdadera historia detrás del conejo y los huevos de Pascua

¿Cómo es que esta celebración religiosa se convirtió en lo que es ahora?

(NOTICIAS YA).- La Pascua es una de las festividades más importantes en religiones como la cristiana y católica, en la que los creyentes celebran la resurrección de Jesucristo cada año, entre el 21 de marzo y el 25 de abril. 

LEE: ¿Por qué celebramos a San Patricio? Conoce los milagros de este santo

Esta celebración cae en días diferentes dependiendo de cuándo sea la luna llena de la primavera, y este año se celebrará este domingo 4 de abril. Sin embargo, a pesar de que está relacionada con Jesucristo, otra popular figura es el conejo y los huevos de Pascua. 

¿Por qué existe el conejo de pascua? 

La religión cristiana ha sido utilizada como un medio de colonización alrededor del mundo. A través de métodos de conversión, la Iglesia irrumpía en territorios donde los habitantes tenían sus propias prácticas religiosas, muchas de las cuales estaban centradas en la veneración de la naturaleza, los astros y el cambio de las estaciones. 

Con el objetivo de hacer que la religión cristiana fuera más atractiva para las personas siendo colonizadas, la Iglesia comúnmente se apropiaba de símbolos “paganos” que tenían poder dentro de estas culturas. Algo que también se puede ver en otras celebraciones, como el Día de San Patricio y la apropiación del trébol en Irlanda. 

En específico, la celebración cristiana de la Pascua coincide con las celebraciones del equinoccio en distintas culturas. En inglés la palabra “Easter” proviene de la diosa alemana Ostara (Eostre), quien representa la primavera y la fertilidad.  

En este folclore, el conejo es conocido como el símbolo de Ostara y la fertilidad, debido a sus habilidades de reproducción. De la misma forma, los huevos representan la vida nueva. 

LEE: Ya casi llega la Pascua; todo sobre esta fiesta religiosa

¿De dónde vienen los huevos de Pascua? 

En el siglo 13, los líderes de la Iglesia no permitían que las personas comieran huevos durante la Cuaresma. Esto significaba que todos los huevos que se pusieran en ese tiempo eran guardados y decorados para convertirlos en huevos de Semana Santa, los cuales después se regalaban a los niños. 

Aunque de acuerdo con algunas fuentes, la tradición como la conocemos hoy llegó con los inmigrantes alemanes que se asentaron en EE.UU. alrededor de los 1700s. En su folclore existe una liebre que pone coloridos huevos llamada “Osterhase”, para quien los niños hacían nidos. 

Eventualmente, este símbolo del folclore alemán comenzó a extenderse por EE.UU. y a ser apropiado en las celebraciones cristianas, quienes tomaron el simbolismo de Ostara y Osterhase resignificándolo como una alegoría a la resurrección de Jesucristo.

LEE: Cuidado con pasar huevos de pascua a Estados Unidos




La verdadera historia detrás del conejo y los huevos de Pascua

¿Cómo es que esta celebración religiosa se convirtió en lo que es ahora?