2.6 millones de solicitudes de visa aún no han sido aprobadas

El retraso en el procesamiento de las visas fue creado por medidas anti-inmigrantes del gobierno del expresidente Trump.

(POLÍTICA YA). – Las medidas para detener la inmigración legal implementadas durante el gobierno del expresidente Donald Trump habrían provocado un retraso en la aprobación de solicitudes de visas, lo que ha creado una acumulación sin precedentes de 2.6 millones de casos sin procesar.

No Más "Green Cards" Y Visas De Trabajo Bajo Orden De Trump

El atraso incluye casi medio millón de solicitantes que están "documentadamente calificados" y listos para sus entrevistas, según una presentación legal reciente del Departamento de Estado.

Los retrasos en algunas categorías de visas de inmigrantes son 50 o incluso 100 veces más altos que hace cuatro años, al comienzo del gobierno de Trump.

Ahora el gobierno del presidente Joe Biden está descubriendo que es probable que los efectos de los obstáculos que erigió la administración Trump a la inmigración legal continúen asfixiando el flujo de inmigrantes legales y solicitantes de asilo hacia Estados Unidos hasta el próximo año.

CAMBIO DE POLÍTICA

En un cambio de política el jueves de la semana pasada, el Departamento de Estado dijo que permitirá que las personas que buscan visas de inmigrantes presenten sus solicitudes en los lugares que están sujetos a restricciones de viaje pandémicas regionales.

Gobierno De Trump Impone Reglas Más Estrictas Para Las Visas

El secretario de Estado Antony Blinken determinó que "es de interés nacional" eximir a esos solicitantes de las restricciones, dijo un portavoz del Departamento de Estado.

Ur Jaddou, nominada este lunes por Biden para dirigir la agencia de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), que tramita las solicitudes de visas, enfrentará el problema de los retrasos y acumulaciones de casos, si es confirmada en el cargo por el Senado.

Quienes la conocen profesionalmente aseguran que Jaddou aporta una experiencia institucional sustancial que podrá aliviar los desafíos creados por la creciente acumulación de trámites de visas y las dificultades fiscales de USCIS.

A pesar de que Biden ya ha revertido muchas de las políticas antiinmigrantes de Trump, aún persisten las consecuencias de las medidas restrictivas que se tomaron durante los cuatro años del pasado gobierno.

Algunos de los retrasos se deben a las restricciones impuestas en respuesta a la pandemia del coronavirus, pero la mayoría surge de políticas o acciones de Trump de desde antes de la crisis de salud que aún no han sido desenrolladas por la administración Biden.

Entre esas medidas que todavía revisa la Casa Blanca de Biden, o que no ha revertido por completo, figuran varias que ralentizan o bloquean el procesamiento de las solicitudes de visas, como las más normas más estrictas para la verificación de antecedentes y cuestionables designaciones de terrorismo.

Además, los efectos de una congelación de la era Trump en las contrataciones del Departamento de Estado han dejado a sus secciones consulares con poco personal.

 




2.6 millones de solicitudes de visa aún no han sido aprobadas

El retraso en el procesamiento de las visas fue creado por medidas anti-inmigrantes del gobierno del expresidente Trump.