Realidad de la inmigración descarriló los primeros 100 días de Biden

El presidente pareció no estar listo para lo que le tocaría enfrentar en cuanto a inmigración.

(POLÍTICA YA). – Antes de juramentarse como presidente, Joe Biden prometió presentar un proyecto de reforma migratoria con una ruta de ocho años hacia la ciudadanía para millones de indocumentados, antes de cumplir sus 100 días al frente del gobierno.

Cifra de menores migrantes detenidos cae 84% en un mes

Biden además de decir que revertiría las duras políticas migratorias del expresidente Donald Trump, prometió crear una comisión para la reunificación de las familias y aseguró que detendría la construcción del muro fronterizo de su antecesor.

Aunque entonces esas promesas satisficieron a activistas e inmigrantes, tras 100 días de gobierno de Biden se cae en cuenta de que el presidente no estaba listo para lo que le tocaría enfrentar en cuanto a inmigración tan pronto llegara a la Casa Blanca.

De inmediato, Biden anunció un congelamiento de las deportaciones por 100 días junto con una solicitud para revisar las políticas de cumplimiento ejecutadas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y los Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

Pero el fiscal general de Texas, Ken Paxton, presentó una demanda para bloquear la moratoria de Biden tres días después del anuncio.

Como consecuencia, el juez de distrito Drew Tipton, pausó temporalmente la moratoria dos veces y luego suspendió indefinidamente la prohibición de 100 días de Biden sobre las deportaciones en febrero.

"SITUACIÓN" EN LA FRONTERA

Entonces, empezó a subir el número de migrantes centroamericanos en la frontera, sobre todo niños no acompañados por adultos, que huyeron de sus países de origen, devastados por la pandemia de coronavirus, los desastres naturales, y problemas internos de corrupción y la violencia de las pandillas.

El aumento de migrantes a lo largo de la frontera sur se convirtió en uno de los primeros grandes desafíos de la presidencia de Biden.

Biden enfrenta desafío ante crisis que se cuece en la frontera

La afluencia puso a prueba la capacidad del nuevo gobierno para implementar su propia estrategia migratoria mientras enfrentaba los ataques de los republicanos sobre lo que calificaron de una crisis generada por el propio Biden quien, a su entender, abrió la frontera.

Más de 100,000 migrantes ya habían sido detenidos en la frontera con México por autoridades estadounidenses durante las últimas cuatro semanas que terminaron el 3 de marzo.

La cifra de niños migrantes no acompañados detenidos a lo largo de la frontera sur se había triplicado en las últimas semanas de febrero a más de 3,250, cifra que empeoró durante todo marzo, mes en que la Patrulla Fronteriza detuvo a unos 19 mil menores.

Los centros de detención de la Patrulla Fronteriza se vieron abarrotados por niños, apiñados en lugares no apropiados para su edad.

LEE: Biden aboga por una ruta hacia la ciudadanía para millones de inmigrantes

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHR), responsable del cuidado de los niños migrantes se vio en la obligación de llegar a acuerdos para trasladar a los menores a instalaciones de gran tamaño mientras busca familiares o patrocinadores en Estados Unidos que pudieran recibirlos.

La administración ha iniciado negociaciones con México y países de Centroamérica para hacer retroceder a los migrantes antes de que lleguen a la frontera de EEE.UU.




Realidad de la inmigración descarriló los primeros 100 días de Biden

El presidente pareció no estar listo para lo que le tocaría enfrentar en cuanto a inmigración.