Por qué las elecciones de México se tratan del hombre que no se postula

Hay mucho en juego en las elecciones intermedias de este domingo en México.

(Manuel Velásquez/Getty Images)

(NOTICIAS YA).- Hay mucho en juego en las elecciones intermedias de este domingo en México. Con más de 21.000 cargos en juego, estas son las elecciones más grandes en el país hasta la fecha.

Los votantes decidirán quiénes serán los 500 miembros de la Cámara de Diputados y gobernadores estatales. Miles de alcaldes y funcionarios estatales y locales también se enfrentarán en las urnas.

Y aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador no es candidato en las elecciones, la votación es en gran medida una evaluación de su agenda.

El veterano político de izquierda, conocido por sus iniciales AMLO, ganó por una abrumadora mayoría en 2018 tras prometer importantes reformas, pero para llevar a cabo su ambicioso programa, denominado la «Cuarta Transformación», necesita retener su mayoría.

La elección más grande de la historia

Los 32 estados de México tendrán votaciones locales y federales, con funcionarios de todos los niveles de gobierno presentes en las elecciones.

La cantidad de personas que votan también es más alta que nunca: 95 millones de ciudadanos se han registrado para votar, frente a los 89 millones en 2018, según el Instituto México del Centro Internacional Woodrow Wilson para Académicos.

La crisis del coronavirus también marcará las elecciones. Se le pide a los votantes que usen un cubrebocas y que mantengan el distanciamiento físico. El Instituto Nacional Electoral, que supervisa las elecciones, les ha dicho a los votantes que pueden traer sus propios bolígrafos.

Las mesas de votación estarán abiertas de 8 a.m. a 6 p.m. el domingo 6 de junio, y el conteo comenzará poco después del cierre de las urnas. Se esperan los primeros resultados el lunes 7 de junio, pero el escrutinio final no se certificará oficialmente hasta el 23 de agosto.

El hombre en el centro

Sí, hay muchos candidatos, pero la votación también es una valoración de un hombre que no se postula, el presidente López Obrador.

Morena, el partido que creó en 2014, espera mantener una mayoría en el Congreso, pero no es claro si podrá asegurar una mayoría en la Cámara de Diputados o si tendrá que depender del apoyo de sus aliados del Partido Verde (PVEM) y del Partido del Trabajo (PT).

Morena tiene mayoría en ambas cámaras del Congreso, y el partido sigue muy de cerca la agenda de su fundador populista, prometiendo erradicar la corrupción y aliviar la pobreza, mientras lucha por la justicia social y la igualdad.

En el mundo ideal de López Obrador, el partido aseguraría más de dos tercios de los escaños en la cámara; mayoría que le permitiría impulsar reformas constitucionales.

AMLO ya ha logrado reforzar su control sobre el poder. Aumentó el control del gobierno sobre la red eléctrica y redujo los poderes de ciertos organismos vigilantes independientes. También amplió el mandato de un juez de la Corte Suprema por dos años más.

Sus críticos han advertido que podría intentar reformar la constitución de México para poder postularse en una elección futura, a pesar de la ley actual que limita a los presidentes mexicanos a un solo mandato de seis años. López Obrador ha negado esa acusación, diciendo que se jubilará cuando termine su mandato.

¿Qué dice la oposición?

Mientras tanto, la oposición buscará capitalizar el descontento de los votantes con la economía y el manejo de la pandemia por parte del gobierno.

Los tres partidos políticos más grandes, el Partido Acción Nacional (PAN), el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), han unido fuerzas para crear una coalición legislativa que dicen será un contrapeso a AMLO y al partido Morena.

En conferencia de prensa el mes pasado, los líderes de los tres partidos se centraron en el manejo de la economía, la seguridad, la salud, el equilibrio de poderes y las acciones de la actual administración las cuales, dijeron, estaban conduciendo a «la descalificación de los órganos autónomos de nuestro país».

México ha registrado más de 2,4 millones de casos de covid-19 y más de 228.000 muertes, uno de las cifras más altas del mundo. En el apogeo de la crisis en enero, casi 30 hospitales públicos en la Ciudad de México informaron que habían alcanzado el 100% de su capacidad. El propio López Obrador se infectó con el virus en ese momento.

El programa de vacunación de México se está quedando atrás: solo el 18% de las personas han recibido al menos una dosis de la vacuna, según datos oficiales recopilados por Our World in Data.

La economía del país se tambaleaba incluso antes de que llegara la pandemia, pero el virus provocó que su PIB se desplomara un 8,2% el año pasado, según el Fondo Monetario Internacional.

Plagado de violencia

El gobierno desplegará 100,000 efectivos de la Guardia Nacional para asegurar las elecciones después de una campaña que ha estado plagada de violencia. La violencia política tiende a ir de la mano de las elecciones en México, pero este año ha sido particularmente espantoso.

Elecciones teñidas de sangre: ellos son los candidatos y aspirantes asesinados de cara a los comicios de México en 2021

Al menos 88 políticos o candidatos a cargos públicos han sido asesinados desde septiembre, según la consultora mexicana Etellekt Consultores. Son parte de un grupo de al menos 565 políticos o candidatos que han sido el blanco de algún tipo de delito, según la firma.



Por qué las elecciones de México se tratan del hombre que no se postula

Hay mucho en juego en las elecciones intermedias de este domingo en México.